Cine no image

Publicado el 9 septiembre, 2014 | por Trish

2

Crítica: ‘El Corredor del Laberinto’

el_corredor_del_laberinto

El próximo día 19 de Septiembre llega a nuestros cines “El Corredor del Laberinto” una nueva adaptación de un libro que ha terminado en película de acción adolescente protagonizada por Dylan O’Brien que contiene todos los ingredientes para ser un éxito en taquilla gracias a todos aquellos que quedaron un poco huérfanos del frenesí de “Los Juegos del Hambre” y “Divergente”.

Thomas (Dylan O’Brien) se despierta en un ascensor sin recordar nada salvo su propio nombre. De repente se encuentra en un mundo nuevo junto con otros 60 chicos que han aprendido a sobrevivir en este nuevo entorno cerrado gracias a la agricultura y sus propias pertenencias, con el tiempo descubre que en verdad se encuentran dentro de un laberinto del que llevan mucho tiempo intentando escapar sin éxito. Cada 30 días, una persona nueva llega al “Claro”, el lugar del laberinto en el que se encuentran, y una de las veces es una chica comatosa que porta una nota que les hará cambiar la visión que tienen de su entorno y darles la información necesaria para poder escapar al mundo exterior.

Nos encontramos ante el primer largometraje de Wes Ball, quien hasta entonces había trabajado en el departamento de arte de numerosos cortos y películas. Para capitanear su primer trabajo ha decidido optar por una adaptación de la novela adolescente escrita por James Dashner con título homónimo. El director ha optado por lo seguro para triunfar al menos lo mínimo para conseguir financiación para su próximo trabajo; una película dirigida al público adolescente que está en la línea del futuro distópico tal y como han hecho sagas más conocidas durante los meses anteriores.

el-corredor-del-laberinto-02

Si una formula funciona, ¿para qué cambiarla? Eso es lo que ha debido pensar Ball cuando decidió dirigir esta película, algo que ha conseguido de una manera bastante efectiva con ayuda del director de fotografía Enrique Chediak (217 Horas, 2010) quien ya está acostumbrado a un estilo que opta a sus películas de una sensación de grandiosidad incomparable. Quizás sea este aspecto en el que más brilla la película, su fotografía oscura y fría la dotan de una atmosfera distintiva que te envuelve dentro de la trama. Pero lo que debería ser una perfecta simbiosis entre dirección y fotografía termina siendo una rivalidad en la que la segunda supera a la primera de manera destacable. Ball no llega a dar todo lo necesario para conseguir que la trama sea más interesante que el propio envoltorio, se encuentra torpe en este sentido y termina colocándonos un montón de situaciones que carecen de sentido dentro de la trama de la historia. Siempre ocurre esto mismo con las adaptaciones de los libros, hay que habérselo leído para entender ciertas cosas y eso tira por tierra completamente la utilidad de este tipo de film.

Pero una vez más, también sabemos que una adaptación es incapaz de contarnos todo lo que se cuenta en la novela, muchas veces omiten información que consideran innecesaria, otras simplemente añaden cosas nuevas y otras veces lo que ocurre es que los directores se vuelven vagos a la hora de explicar las cosas porque consideran que quienes se hayan leído los libros, lo entenderán. ¿Pero qué sucede con los demás? ¿Debe ser la película un cebo para que nos entren ganas de leernos los libros? Esta debe haber sido la intención del director, ya que la forma en la que está narrada y sobre todo, la forma en la que termina no nos invita a otra cosa que no sea salir del cine e irnos a nuestra librería más cercana para averiguar cómo continua la historia, algo muy muy positivo, pocas son las películas que nos instigan a leer.

Encabezando el reparto tenemos a Dylan O’Brien, conocido por los seriefilos por participar en “Teen Wolf”. El papel protagonista de la película le queda demasiado grande, esta curtido en papeles más pequeños en series y esto se nota, un largometraje se le hace demasiado largo, valga la redundancia; pero es que en ciertas ocasiones se le ve perdido y falto de motivación. Como presencia femenina tenemos a Kaya Scodelario, también conocida entre los adictos a las series por su papel de Efe en “Skins UK” y que se la nota con mucha más soltura. El resto de secundarios se limitan a rellenar el hueco que se les pide, no hay nada demasiado destacable en este aspecto más que ciertas caras agradables de ver.

el-corredor-del-laberinto-01

El corredor del laberinto” es sin duda una película entretenida, que intenta tener un fondo más complicado que la típica saga adolescente a la que estamos acostumbrados. Promete haceros pasar un rato entretenido y consigue tener la suficiente intriga como para que esperemos la segunda parte con interés. Recemos a los dioses de Hollywood para que esta primera entrega no quede en el olvido como pasó con segundas partes de otras películas que nunca se rodaron. (Ejem, “Soy el número cuatro” D.J. Caruso, 2011)

Nos Gusta:

  • La fotografía capaz de envolvernos
  • Una trama interesante

No Nos Gusta:

  • Un reparto no muy destacable
  • Momentos en los que el guión falla y aburre

6/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Mujer Vikinga nacida en Carabanchel bajo (el bueno). Amante de la fotografía, el diseño y sobre todo del cine de Terror. Wes Craven es mi Dios.

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑