Cine no image

Publicado el 13 diciembre, 2012 | por Vicky

0

Crítica: ‘El alucinante mundo de Norman’

Blithe Hollow es un pueblecito estadounidense que vive gracias a una famosa caza de brujas que tuvo lugar hace trescientos años. En este pintoresco lugar vive Norman Babcock, un chico de once años que pasa la mayor parte de su tiempo viendo películas de terror, sobre todo las de zombis. Este pasatiempo es su única vía de escape, ya que es ninguneado y tratado como un friki en su colegio por su peculiar don: puede ver y comunicarse con los muertos. Norman está resignado a una vida de soledad y encuentra más agradable la compañía de los ya fallecidos, que de los vivos. Fantasmas y ectoplasmas, como el de su difunta abuela, son más amables con Norman que su histérico padre, su despistada madre o su superficial y volátil hermana Courtney. En el colegio aguanta estoicamente bromas y pullas con respecto a su particularidad, e intenta evitar al matón Alvin, quien le hace la vida imposible. Sin embargo, encontrará un amigo en Neil, un vivaz y divertido chico que es maltratado en el colegio por su constitución regordeta.

La vida de nuestro solitario protagonista da un vuelco cuando aparece el Sr. Prenderghast, un extraño vagabundo que no es otro que el tío de Norman, quien tiene el mismo don que su sobrino. Prendreghast encomienda a Norman una misión: librar al pueblo de Blithe Hollow de la maldición que una bruja lanzo sobre quienes le condenaron hace trescientos años durante la famosa caza de brujas.

Cuando los zombis de los siete que condenaron a la bruja salen de sus tumbas, Norman se ve atrapado en una carrera contrarreloj junto con su hermana Courtney, Alvin, Neil y Mitch, el atlético y corto de luces hermano de Neil, para librar de la maldición a un pueblo que se ha alzado en armas.

Como ya dijo nuestro compañero TonyC en su crítica de O Apostolo, 2012 ha sido un año de oro para la animación en stop motion (Aardman con ¡Piratas!, Burton con Frankenweenie y en nuestras fronteras O apostolo). De hecho es la primera vez en la historia de los Oscar que más de un largometraje en stop motion compite por la nominación a la estatuilla en el apartado de animación.

El alucinante mundo de Norman llega con un considerable retraso a nuestras pantallas, ya que en EEUU se estrenó en agosto. Seguramente no querría competir en verano con el estreno de ¡Piratas!, y quería aprovechar el tirón de las fiestas navideñas. Esta película es idónea para estas fechas en las que los padres están devanándose los sesos, buscando actividades que hacer con los niños.

LAIKA y Focus Features, quienes nos trajeron Los mundos de Coraline, nos ofrecen esta divertida y visual película. Cuenta con un guión de Chris Butler (que ha participado en los storyboards de Los mundos de Coraline, La novia cadáver y El valiente Despereaux, diseñando personajes para estas dos últimos films), y está dirigida por el propio Butler y Sam Fell (director de Ratónpolis y antiguo animador de Aardman).

El alucinante mundo de Norman es una película que a pesar de parecer orientada para los más pequeños, puede hacer las delicias de cualquier fan y entendido del género de terror.

Con un guión fresco y divertido, se aprovecha de los convencionalismos y clichés del género para crear momentos muy humorísticos que dibujaran sonrisas a todos. Bien es cierto que pese a una primera parte de presentación magistral, que nos mete en la historia de lleno y de manera limpia, el guión decae hacia el final. Donde se acelera un poco y pierde algo de ritmo para llegar a un clímax bastante visto, pero muy interesante a nivel visual. Cosa normal ya que es una película destinada al público familiar. Los personajes son una gran baza, pese a ser muy arquetípicos,hace un retrato bastante acertado de lo que nos podemos encontrar en la vida real, y seguro que reconocemos parte de nosotros mismos o de nuestros conocidos en ellos.

En el apartado visual, es un producto impecable, hecho con muchísimo mimo. Su estilo visual hará las delicias de los más pequeños, y los adultos se quedarán embobados con los escenarios del pueblo y el nivel de detalle de todos los elementos y personajes. El rango de expresiones y escenas de acción nos dejará impresionados y boquiabiertos, sobre todo si sabemos algo sobre la técnica de stop motion. El diseño de personajes, escenarios y elementos nos recordará a una versión un poco más ácida y gamberra de Los mundos de Coraline. Y en 3D es digna de ver, ya que podemos apreciar más los detalles y texturas de la cinta.

En definitiva, estamos ante una película muy agradecida de ver en familia, o si todavía somos unos niños grandes. Aunque quizás no es adecuada para niños muy pequeños, ya que pese a no ser una película de terror, pueden llevarse algún sustillo. De lo que no cabe duda, es que es una buena opción para iniciar a los más pequeños en el cine de terror, ya que se divertirán y lo pasarán en grande.

Nos gusta

  • Sus golpes humorísticos.
  • Los homenajes/parodias al género de terror y zombis.
  • Su acabado visual, impecable.
  • Algunos personajes secundarios geniales.

No nos gusta

  • Un guión que decae en la última parte.

7/10

 

Por: Edu Ruiz Ismo

Share Button
The following two tabs change content below.
Mi vida ha ido ligada al cine, si hubiese nacido dentro de una película seguramente sería una Rebelde que lucha contra el Imperio. Se puede decir que mi afán por coleccionar merchan de Star Wars va más allá.Me siento una afortunada por haber tenido una infancia rodeada de Pokémon y videojuegos que hoy en día llaman "Retro".

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑