Cine

Publicado el 26 octubre, 2014 | por Trish

2

Crítica: ‘Drácula: La Leyenda Jamás Contada’

Dentro de los estrenos que nos vamos a encontrar este viernes 24 de Octubre en los cines, y coincidiendo con la llegada de Halloween, llega a las pantallas de nuestros cines una nueva historia sobre el vampiro más famoso de todos los tiempos: Drácula. El primerizo director Gary Shore es el encargado de traernos esta nueva revisión del mito y la leyenda de Vlad Tepes encarnada por Luke Evans (El Hobbit: La Desolación de Smaug; 2013)

Dracula-poster

Estamos en el Siglo XV, en Europa del este, las tropas de los turcos avanzan conquistando territorio y tomando chicos jóvenes como esclavos para convertirlos en sanguinarios guerreros. Vlad Tepes (Luke Evans) es uno de estos niños, que creció hasta convertirse en un soldado destacable conocido como Vlad El Empalador, por la forma en que mataba a sus víctimas. Sus progresos le llevaron a convertirse en príncipe de Transilvania donde vivió unos años en relativa paz con su familia.

Pero los turcos seguían asediando Europa y vuelven camino a Rumania para reclamarle a Vlad el pago de unos niños para poder seguir formando soldados. Éste se niega y pretende detenerlos, pero conociendo la fuerza de los turcos, decide recurrir a los poderes oscuros de una bruja ermitaña que le concederá los poderes de la noche para destruir a sus enemigos, pero con una consecuencia fatal para su vida: si en el periodo de tres días bebe una gota de sangre, la maldición del vampiro se quedará con él para toda la eternidad.

dracula-la-leyenda-jamas-contada-03

Drácula: La leyenda jamás contada” entra directa a engrosar la lista de innumerables películas que se han hecho sobre vampiros y concretamente sobre Vlad Tepes, el personaje en el que Bram Stoker basó su novela Drácula. No vamos a entrar en lecciones de historia, puesto que lo que nos atañe es la crítica de la película pero poco queda ya que contar sobre este personaje histórico y mucho menos de una manera tan gratuita y distorsionada como lo hace Gary Shore. Vlad Tepes era un príncipe valaco sangriento y protector de su tierra, un salvaje para sus enemigos pero un héroe en Rumania, Bram Stoker fue el encargado de convertir al hombre en leyenda con un libro que llegó a entremezclar las leyendas, la realidad y la ficción; tras dotar a Vlad de cierto romanticismo, muchos han sido los que han seguido su línea con la publicación de novelas y películas, todas ellas bastante parecidas hasta que el magnífico Francis Ford Coppola nos deleitó con su propia versión del mito en “Drácula de Bram Stoker” protagonizada por Gary Oldman como el conde, una de las primeras películas que nos saca del mito del vampiro y nos transporta a sus orígenes como Vlad el Empalador.

Pues bien, parece que Hollywood es incapaz de quedarse con una película buena y retener las ganas de seguir añadiendo información innecesaria o trastocar y deformar todo lo que toca. ¿Qué más nos puede quedar por saber de Vlad Tepes salvo su historia real? ¿Y de Drácula? Bueno, Shore piensa que mucho y por ello decide debutar como director con una película que nos remonta a los inicios del año 2000 cuando las sagas de acción épica gótica como Underworld o Van Helsing estaban de moda. Con una estética y acción parecida, pretende contarnos una historia profunda sobre un hombre que solo intentaba proteger a su pueblo y termina convirtiéndose en un héroe/antihéroe romántico con el que todos logramos empatizar.

El director nos deleita con un sobreuso del CGI y una cámara histérica que no hace más que molestar. El montaje no ayuda, al contrario, hace que la sensación epiléptica se incremente y seamos incapaces de saber lo que está pasando en cada momento. No es nada destacable visualmente ya que copia el look de las últimas películas de superhéroes oscuros que ha escupido Hollywood, bien podríamos contar con Drácula en la nueva película de Los Vengadores o en la futura Batman V Superman (V. Drácula).

dracula-la-leyenda-jamas-contada-02

El guión queda colocado en segundo plano, no solo es repetitivo y sobre una historia contada hasta la saciedad, sino que en ciertos momentos te llegas a preguntar si no han rodado sobre páginas en blanco, porque hay veces en los que todo parece un poco sinsentido. Obviamente uno no espera un peliculón cuando nos encontramos ante cine de puro entretenimiento, pero si un básico que se estudia en primero de escuela de cine; además, con el cercano ejemplo de “Guardianes de la Galaxia” (James Gunn, 2014) nos ha quedado claro que si se puede hacer cine comercial y de calidad.

Técnicamente saturante y con un guión simplista no podemos culpar a los actores por no brillar. No hay nada destacable en ninguna de sus actuaciones, ni siquiera Luke Evans es capaz de sacar lo mejor de sí mismo ya que su personaje termina cayendo tanto en el cliché de vampiro afligido y con voz ronca que todo, absolutamente todo es incapaz de sorprender.

Nos Gusta:

  • Luke Evans

No Nos Gusta:

  • La nueva destrucción del mito y repetitividad de la película.

 Pero ¿queréis dar un pequeño repaso al mundo de los vampiros? Aquí podréis echar un vistazo al mundo de los vampiros en el cine.

Share Button
The following two tabs change content below.
Mujer Vikinga nacida en Carabanchel bajo (el bueno). Amante de la fotografía, el diseño y sobre todo del cine de Terror. Wes Craven es mi Dios.

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑