Cine no image

Publicado el 6 abril, 2011 | por Sandor

3

Crítica: ‘Código Fuente’

El viernes 15 de abril llega a las pantallas españolas Código Fuente, la nueva película del novel aunque prometedor director Duncan Jones, que poco a poco se está convirtiendo en uno de los máximos exponentes del cine de ciencia ficción actual. Tras la aclamada Moon, Duncan repite en el género con un thriller de acción y misterio cuya trama les resultará una vieja conocida para algunos fans de la ciencia ficción.

Nada más comenzar, la película nos mostrará el violento despertar de un hombre en el tren (Jake Gyllenhaal). Claramente confuso y desorientado, su compañera de asiento (Michelle Monaghan) intenta calmarlo, mientras se ríe de sus exageradas reacciones. Al parecer, el hombre ha perdido la memoria por completo, y tampoco parece que Christina, su compañera, le tome muy en serio. En un ataque de pánico, el hombre huye al cuarto de baño, para descubrir algo muy extraño: No es capaz ni siquiera de reconocer al hombre al que ve en el espejo. O, mejor dicho: Es capaz de reconocer que el hombre en el espejo no es él mismo.

No obstante, no tiene mucho tiempo para plantearse el origen de esta contradicción, ya que nada más salir del lavabo, el tren explota, acabando con su vida. O eso debería haber sucedido, ya que el protagonista se despierta en una especie de minúscula cápsula metálica, firmemente anclado a una de las paredes, mientras escucha una voz de mujer que se identifica como Goodwin (Vera Farmiga), quién le pregunta insistentemente por un informe de situación, y si ha sido capaz de encontrar al terrorista.  Tras otros confusos momentos, aprenderemos el nombre del protagonista, Colter Stevens, que en realidad es un soldado, y todo lo que acabamos de presenciar ha sido una especie de viaje en el tiempo gracias a un sistema llamado Código Fuente. Colter tendrá la misión de volver atrás en el tiempo una y otra vez hasta ser capaz de encontrar al terrorista que causa la explosión del tren en el que se despertó.

Este es el punto de partida de Código Fuente, un intenso thriller que nos relatará las extrañas vivencias de Colter Stevens, invitando al espectador a dejarse atrapar por el misterio casi sin límites que propone la película y a pensar sus propias teorías sobre lo que está viendo en pantalla y sus causas. Pero ojo, no os confundáis: Código Fuente no es Perdidos, y el final de la película, aparte de satisfactorio, no deja sin resolver casi ninguno de los misterios  que se plantean a lo largo de los aproximadamente 90 minutos que dura el largometraje.

La propuesta de la película es interesante, inteligente y original, aunque los fans del género de la ciencia ficción seguramente piensen a priori “Esta película ya la he visto”. Por nombrar algunos de estos temas recurrentes: La idea de la reencarnación en una persona para hacer todo lo posible para evitar su fatídico desenlace seguramente les sea familiar a los fans de la serie de televisión de los 90 “A Través del Tiempo” (Quantum Leap), siendo además curiosa la acreditación del protagonista de dicha serie, Scott Bakula, en este largometraje. La idea de repetir una y otra vez el mismo lapso de tiempo hasta hacerlo lo mejor posible resulta muy familiar al planteamiento de “Atrapado en el Tiempo” (Groundhog Day). Y esto son tan solo un par de influencias o tributos muy obvios, estando la película plagada de ellos.

No obstante, el guión de Código Fuente, y sobre todo, la narrativa del que desarrolla Duncan Jones, hacen que la película resulte trepidante y fresca, haciendo que cada viaje en el tiempo, lejos de resultar repetitivo, sea una nueva oportunidad para volver a repasar nuestras teorías, para intentar buscar, una vez más, al culpable, y cualquier nueva información sobre todo lo que rodea a este misterioso sistema.

El trabajo de los actores en la película es excepcional, siendo capaces de aportar a cada viaje temporal una personalidad propia, evitar que creamos que en realidad estamos viendo lo mismo una y otra vez. En especial, la actuación de Jake Gyllenhaal es genial, combinando y expresando con plena naturalidad la confusión de su personaje, sus momentos de angustia existencial, o dándole un cierto toque de humor a los diferentes sucesos de cada viaje en el tiempo.

En resumen, Código Fuente es una gran película de ciencia ficción con un guión tremendamente elaborado y complejo, que entretiene a lo grande y combina a la perfección el misterio, la acción, el drama y el humor. Una gran película que los fans de la ciencia ficción y el misterio no deberían perderse bajo ningún concepto.

Lo mejor: Su guión. Los guiños a otros clásicos de la ciencia ficción y del suspense. Estar en la butaca del cine intentando aprender antes que el protagonista quién es el culpable de todo.

Lo peor: Que su planteamiento sea parte de esa nueva ciencia ficción que da prioridad a la fantasía sobre las explicaciones lógicas o científicas.

Share Button
The following two tabs change content below.

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑