Cine no image

Publicado el 23 mayo, 2014 | por Trish

4

Crítica: Big Bad Wolves

big-bad-wolves-poster

Ayer se estrenó en algunos cines de nuestro país “Big Bad Wolves” una película Israelí dirigida por Aharon Keshales y Navot Papushado que triunfó de manera espectacular en el último festival de Sitges llevándose el Premio a la Mejor Dirección, y que además de eso cuenta con la aprobación de uno de los directores de cine independiente más respetados: Quentin Tarantino, quien la definió como la mejor película que había visto en 2013.

Una serie de brutales y abusivos asesinatos de niños ponen en contacto a tres hombres aparentemente muy diferentes: Gidi (Tzahi Grad) el padre de la última víctima que esta sediento de venganza; Micki (Lior Ashkenazi) un detective de policía que opera en los límites de la ley y Dror (Rotem Keinan) el principal sospechoso de los homicidios, que fue arrestado inicialmente y luego puesto en libertad debido a una negligencia por parte de Micki.

big-bad-wolves-1

Poco más podemos decir del argumento sin hacer spoilers ya que nos encontramos ante una película con una trama complicada y que cuyo mayor atractivo reside en las sorpresas que nos va dosificando de manera muy interesante a lo largo del film. Ambos directores han colaborado ya juntos en un film anterior Kalevet (2010) y actualmente lo están haciendo en la próxima entrega de ABCs of Death.

Big Bad Wolves comenzó a ganar reconocimiento a raíz de su premio en el festival de Sitges y gracias a que Tarantino le ha dado buena publicidad, seamos sinceros, si Tarantino la considera como la mejor película que ha visto este año, somos muchos lo que vamos a correr a verla sin pensarlo dos veces, ya que todo lo que tiene la aprobación del director, es sin duda un producto de calidad.

Tenemos que tener en cuenta que al no encontrarnos ante un film americano, la narrativa es completamente diferente, aunque también es cierto que es carne de festival con lo cual en algunos momentos no podemos sino apreciar esas tendencias que han americanizado el cine de otras partes del mundo. Tenemos un guión que tarda cierto tiempo en arrancar, pero que cuando lo hace no para de sorprendernos constantemente, se agradece que se tome su tiempo para introducir a los personajes ya que son claves en el desarrollo de todos los eventos, la película son los personajes, sus emociones y sus acciones.

Si tuviésemos que enmarcar el film en algún género, sería una ardua tarea, ¿un thriller policiaco quizás? Con toques de torture porn… no queda muy claro. Lo único que sí que podemos decir sin dudarlo es que nos encontramos ante una mezcla de géneros que destaca por ser comedia negra, negrísima, plagada de momentos impactantes, conversaciones interesantes y situaciones bizarras propias de cualquier película de Tarantino, de hecho, tras verla podemos apreciar por qué realmente le debe haber gustado tanto, en verdad la película rebosa del alma del director; la fotografía, la música, el ritmo… Todo encaja de una manera interesante que consigue mantener nuestra atención incondicional.

big-bad-wolves-2

Aharon Keshales y Navot Papuchado son el tándem perfecto, envolviéndonos en una historia que nos hará enfrentarnos a nuestros propios conflictos morales y conseguirá que cuestionemos nuestros propios ideales… ¿Qué haríamos en su situación? En cierto modo acabas comprendiendo la forma de actuar de los personajes y aunque parezca increíble, identificarnos con ellos. Los directores juegan con el espectador, llevándole hasta el límite, manteniendo el interés con unos giros de guión magistralmente elaborados que conseguirán pillarnos por sorpresa en más de una ocasión.

Los personajes están cuidados hasta el más mínimo detalle, son variopintos e interesantes y extrañamente verosímiles y cercanos frente a la extraña historia que nos cuenta, a pesar de la gran carga emocional a la que nos someten, son capaces de hacernos reír de igual manera que hacernos sufrir o retorcernos en la butaca. Destacable es sin duda el papel de Tzahi Grad (The Dealers, 2012) que dota a su personaje de un carisma y una cercanía asombrosas. Sus compañeros de reparto no se quedan atrás de ninguna manera, Lior Ashkenazi y Rotem Keinan ayudan a formar un trío que lleva todo el peso del film a sus espaldas.

big-bad-wolves-3

Big Bad Wolves es una película fascinante de principio a fin, con una historia original que logra remover nuestras conciencias, pero envuelta en un paquete de humor negro que hace más llevadero los oscuros temas que en realidad trata. Muy recomendable para todos aquellos seguidores del cine independiente del bueno que nos suelen regalar los festivales.

Nos Gusta:

  • El magnífico reparto y los personajes interesantes
  • El humor negro que envuelve toda la historia

No Nos Gusta:

  • Termina haciéndose demasiado larga
  • El guión flojea y se hace pesado en varios momentos

8/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Mujer Vikinga nacida en Carabanchel bajo (el bueno). Amante de la fotografía, el diseño y sobre todo del cine de Terror. Wes Craven es mi Dios.

Etiquetas: , , , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑