Cine no image

Publicado el 30 noviembre, 2013 | por Jose Mellinas

5

Crítica: ‘Bienvenidos al Fin del Mundo’

bienvenidos-al-fin-del-mundo-poster

Bienvenidos al fin del mundo supone la conclusión de la Trilogía del Cornetto -conocida también como la Trilogía de la Sangre y el Helado– tras casi diez años de actividad. Sus principales responsables, el director Edgar Wright y el tándem Simon Pegg & Nick Frost, agitaron la televisión británica contemporánea a finales de los noventa con la maravillosa Spaced. Su estilo endiabladamente desenfadado y alimentado de guiños a la cultura pop no tardó en saltar al celuloide, terreno que les permitió reírse primero de los muertos vivientes (Zombies Party) y luego de los super policías (Arma fatal). En esta ocasión asaltan la ciencia-ficción con tintes apocalípticos. Pero, ¿está el tercer capítulo a la altura de sus predecesores?

Si uno ve más allá de la clara y evidente alusión a La invasión de los ultracuerpos (y en cierto modo a Están vivos) se encuentra ante la pieza más madura de las tres. Wright, que sigue demostrando su valía a la hora de arrancar los gags más inspirados, nunca es demasiado sombrío ni demasiado edulcorado a la hora de lanzar sus dardos. En Bienvenidos al fin del mundo carga sobre la Starbuckización del sistema, el conformismo de la tecnología actual culpable de la desaparición de la magia nocturna entre colegas de antaño. Y lo hace a través del personaje principal, Gary King, un tipo anclado en el pasado cuya única razón de ser consiste en recorrer con sus amigos la llamada “Milla de Oro” (doce pubs en una noche, cuantas más cervezas mejor), un objetivo no alcanzado en 1990. La nostalgia como única excusa, aunque el mundo se vaya al garete. No es casualidad que la película se abra con las palabras de Peter Fonda en Los ángeles del infierno: ¡Queremos ser libres, queremos emborracharnos y queremos pasarlo bien!.

bienvenidos-al-fin-del-mundo-02

En lo que se refiere a los inseparables Pegg y Frost, el dúo aborda con suma precisión los papeles más verosímiles del universo Cornetto. Bienvenidos al fin del mundo es sin duda alguna el episodio más emotivo de los tres -doblemente amargo al tratarse del fin de un ciclo- y ellos siguen en sintonía con las necesidades de Wright, tanto en aquellas que buscan la carcajada como las que se sumergen de pleno en el drama. Frost incluso roba el show en el acto final, aportando un agradecido giro a la dinámica. Por su parte, el elenco de secundarios compuesto por Eddie Marsden, Martin Freeman y Paddy Considine) forma uno de las grupos de colegas british más hetereogéneos y con más química de los últimos tiempos, algo raro de ver.

No hay nada de qué preocuparse: todo aquello que ya funcionaba en Zombies Party y Arma fatal sigue funcionando a la perfección. A la pregunta de si es mejor o peor que las dos aventuras anteriores: es distinta, pero igual de brillante. Estamos pues ante un gran final, una fiesta apocalíptica con tintes alcoholicos en la que La niebla de John Carpenter y Reencuentro de Lawrence Kasdan se dan de la mano. Queridos lectores, aquí no hay chistes de culos, tetas y pedos: aquí hacemos el “Boo-Boo” (ya lo entenderéis). Que no se nos vayan muy lejos Wright, Pegg y Frost: los necesitamos.

bienvenidos-al-fin-del-mundo-01

Nos gusta

  • Prácticamente TODO: guión, reparto, banda sonora, dirección…

No nos gusta

  • El final, algo sobrecargado.

8.85/10

Share Button

Quizás te interese...




Back to Top ↑