Cine no image

Publicado el 29 junio, 2011 | por Sandor

0

Crítica: ‘Beginners’ (Principantes)

El próximo 8 de julio se estrena en nuestro país una película diferente: Beginners (Principiantes), una película muy íntima del director y guionista Mike Mills. Bajo el sugerente subtítulo “¿De qué va el amor?“, Beginners nos abre una ventana a un momento vital muy peculiar de la vida del director que nos hará ver la vida desde otro ángulo.

La cinta comienza mostrándonos a Oliver Fields (Ewan McGregor), un ilustrador, poniendo orden en su vida tras la muerte de su padre Hal (Christopher Plummer) a manos del cáncer. Deshacerse de las medicinas, recoger las facturas, dar aviso de la defunción a todas las compañías interesadas… Esto provocará que a Oliver le invadan todo tipo de recuerdos sobre la vida que vivió su difunto padre, como salió del armario tras la muerte de su madre y un matrimonio de 45 años con ella, y como vivió al máximo su vida hasta el último momento, siendo siempre sincero y sin permitir que esa gran pesadilla llamada cáncer le arrebatase el poco tiempo que le quedaba de vida.

Mientras tanto, los amigos de Oliver procuran hacer su duelo más llevadero, animándolo y arrastrándolo fuera de su casa. En una de estas fiestas conocerá a Anna (Mélanie Laurent), una joven alocada e impredecible con la que iniciará una relación, ayudándole a sobreponerse a su pérdida, mientras va aprendiendo más de él mismo como persona, comprendiendo mejor los motivos que llevaron a su padre a vivir la vida como la vivió, reconciliándose con su pasado.

Estas dos historias se van desarrollando de forma alterna a lo largo de la cinta, siempre de una forma cercana al espectador, usando todo tipo de recursos para transmitirnos la emoción de la historia que se nos cuenta: Fotografías, metraje histórico, las ilustraciones de Oliver para su trabajo, versos de obras concretas, la genialmente escogida banda sonora… Todo se articula a la perfección con el único fin de ofrecernos todo un torrente de sensaciones. En definitiva, el auténtico atractivo de la película es, más que su historia, conocer a los personajes que hay detrás y como viven y llevan adelante una situación tan peculiar para la que nadie les ha preparado. ¿Cuántas veces nos hemos sentido como principiantes tomando las riendas de nuestra propia vida?

La actuación del trío protagonista es excepcional, metiéndonos aun más en la película y en las sensaciones que nos transmite, siendo especialmente memorable la energía que es capaz de transmitirnos Christopher Plummer, incluso en los peores momentos de su personaje. Aunque para mi, sin lugar a dudas, el mejor personaje del largometraje es Arthur (Cosmo), el simpático Jack Russell de Hal que acompaña a Oliver a lo largo de todo su viaje, llegando incluso a mantener auténticas conversaciones trascendentales con su nuevo amo.

Como curiosidad, cabe destacar que la película, dirigida y guionizada por Mike Mills, no es sino una especie de retrato autobiográfico, basando la vida y circunstancias de Hal y Oliver en las de Mike y su propio padre, lo que da un nuevo significado a la expresión “la realidad supera a la ficción”.

Lo mejor:

  • Una película diferente, muy emotiva y profunda.
  • Es capaz de tratar temas realmente duros de una manera amena, sin que llegue a ser demasiado dramática
  • La historia de Hal frente al cáncer, y el genial trabajo de Christopher Plummer interpretándolo.
  • Arthur y su actitud hacia sus dueños.

Lo peor:

  • El ritmo de la película es relativamente lento.
  • Determinado público encontrará la película demasiado emotiva, a veces rayando en lo ñoño.
Share Button
The following two tabs change content below.

Quizás te interese...




Back to Top ↑