Cine no image

Publicado el 4 septiembre, 2013 | por Trish

1

Crítica: ‘Asalto al Poder’

asalto-al-poder-poster

Vuelve uno de los directores de acción por excelencia, Roland Emmerich (Independence Day, 1996; El día de Mañana, 2004) con una propuesta que regresa a sus orígenes, Asalto al Poder, que será estrenada el próximo 6 de Septiembre en nuestro país y encabeza la nueva tanda de películas del fin del verano.

John Cale (Channing Tatum) es un policía que quiere convertirse en un Agente del Servicio Secreto buscando mejorar en su carrera y conseguir así ganarse el favor de su hija (Joey King), una gran fan del Presidente James Sawyer (Jamie Foxx). Ambos acuden a la Casa Blanca para la entrevista, pero una vez allí una explosión en el Capitolio desata el caos, haciendo que seguridad cierre el lugar y quedando atrapados allí junto a los terroristas.

Mientras la seguridad de la Casa Blanca fracasa estrepitosamente en intentar detener a los terroristas, quedara en manos de Cale el poner a su hija y al Presidente a salvo, enfrentándose él solo a las personas que han atentado contra su país.

asalto-al-poder-01

La película parece el perfecto blockbuster, seamos sinceros, es lo que es. Cuenta con un buen reparto, unos buenos efectos especiales, acción a mansalva y un director curtido en las películas de acción, entonces… ¿Qué puede salir mal? Pues aparentemente, mucho. Asalto al Poder es un proyecto que se ha quedado por el camino, con un guion bastante simple y muy cliché aunque apoyado por unas escenas de acción impactantes, porque al fin y al cabo, los blockbusters de acción están dirigidos a eso, a la acción trepidante que te incite a comer palomitas sin parar y que no te haga ni gastar una neurona con una trama demasiado complicada.

Ya de por sí, viendo el tráiler, uno tiene un deja-vù pensando que ha visto la película, y así es, no plantea nada nuevo y diferente del resto de películas de este estilo, incontables son las veces que la Casa Blanca ha sido amenazada por terroristas y el Presidente de Estados Unidos puesto en peligro, ya sabemos todos como empieza y como acaba esto. La parte diferente y a su vez buena es que Roland Emmerich está al mando, el director alemán está ya curtido en el cine de catástrofes y acción y en su último trabajo parece haberlo unificado bien; las escenas de acción, que son muchas y muy gratuitas en algunos momentos, están rodadas a la perfección, se nota la experiencia que lleva a sus espaldas y para quien le guste este tipo de cine va a ser una delicia.

asalto-al-poder-02

Uno de los grandes problemas que presenta la película es el guion, a cargo de James Vanderbilt (The Amazing Spiderman, 2012). Decir que es predecible se queda corto, es una historia que hemos visto todos millones de veces, no aporta nada nuevo ni original salvo una manera diferente de hacer que la Casa Blanca explote. Está muy poco elaborado y alargado hasta la saciedad, si de algo peca la película es de intentar llegar a una longitud de metraje que bien podría haber sido recortada a la mitad, parece que el guionista y el director acabaron atascados en el caos de acción que nos presentan y ni siquiera ellos supieron cuando terminar.

El film contiene los elementos para triunfar en la taquilla de Estados Unidos, pero no tanto en nuestro país. Además de la dosis de acción que no da ni un respiro, no para de bombardearnos con ideales americanos, su patriotismo y lo orgullosos que se sienten de su país, tanto que acaba siendo incluso propagandística. Hacía mucho tiempo que no veía una película que fuese una celebración tan abierta de lo que significa ser americano.

Cargada de clichés de principio a fin, incluyendo a sus personajes, viendo a Jamie Foxx (Django Desencadenado, 2012) uno no puede sacarse de la cabeza a Obama, obviamente está “inspirado” en él, pero en el que puede ser uno de los peores papeles de su carrera, Foxx no consigue que empaticemos con su personaje y acaba interpretando a una parodia exagerada del actual Presidente. Exactamente lo mismo podemos decir de Channing Tatum (Juerga hasta el fin, 2013) en un papel que nos recuerda a Bruce Willis en sus mejores momentos, es cierto que está correcto, simplemente hace lo que pide la película, pero acaba pareciendo otra parodia. Pero no es culpa de ninguno, sus personajes no están lo suficientemente elaborados como para que puedan hacer mucho más, no crecen a lo largo de la trama, se limitan a estar presente en las explosiones y a recibir balazos. Más que el reparto principal, brilla el secundario, Maggie Gyllenhaal (El Caballero Oscuro, 2008) esta fantástica y nos hace más llevaderas las escenas entre acción y acción, que son bien pocas.

APphoto_Film Review White House Down

Asalto al Poder es un blockbuster de acción en toda regla, dirigido a todos aquellos que no sean demasiado exigentes con la trama y ansiosos de ver explosiones y tiros sin descanso. Mientras no os preguntéis por que sucede una cosa u otra y tengáis un cubo de palomitas en la mano, podéis pasar un rato entretenido.

Nos Gusta:

  • Los efectos visuales
  • Las dinámicas escenas de acción

No nos gusta:

  • Su duración, es demasiado larga
  • Lo desaprovechado que esta el reparto principal

5/10

Share Button
The following two tabs change content below.
Mujer Vikinga nacida en Carabanchel bajo (el bueno). Amante de la fotografía, el diseño y sobre todo del cine de Terror. Wes Craven es mi Dios.

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑