Cine no image

Publicado el 12 enero, 2011 | por Vicky

0

Crítica: Amor y Otras Drogas

Lo primero que pensé al ver el inicio del trailer fue que me encontraba ante otra comedia romántica que echar a la pila que ya es tan alta que no se puede ver la cima. Jake Gyllenhall y Anne Hathaway protagonizan una historia algo diferente que bien merece que se le dedique algo más que una review al uso.

Para empezar, y eso es algo que choca mucho al empezar la cinta, la acción se desarrolla en los 90. Año 1996, y Jamie Randall (Gyllenhaal) trabaja vendiendo televisiones y equipos de audio en una tienda del barrio, a la sombra de su exitosa familia. Su hermano se ha forrado vendiendo su empresa y sus padres son reputados médicos. El colmo viene cuando le despiden por falta de entendimiento con la dirección. Es decir, por meterla donde no debía, en la novia del jefe. Así que no le queda mas remedio que meterse en el mundo farmacéutico (en la famosa empresa Pfizer), donde prosigue su carrera de ligón de libro, con momentos memorables. En su lucha por llegar a las cuotas de trabajo, se convierte en la sombra de un médico, y en una de sus consultas conocerá a Maggie Murdock (Hathaway), una enferma de Parkinson con la que empezara a tener encuentros sexuales ocasionales. Vamos, que veremos una sucesión de escenas auténtico “aquí te pillo, aquí te mato”. El problema llega cuando Jamie se da cuenta de que Maggie no es una chica como las demás, y quizá siente algo que no había sentido hasta ahora.

Uno de los temas de relieve que se tratan en la película, es el surgimiento de ese medicamento que tanto dio que hablar hace años, la Viagra. Vemos como de la noche a la mañana, Pfizer, la compañía farmaceútica que lo saco a la venta, subio sus valores en bolsa y triunfó en el mercado como la Coca Cola, y esto pilló de lleno a los protagonistas. El film esta basado en un libro, escrito por un ex representante de Pfizer, con lo que la veracidad de los hechos esta mas o menos asegurada. Lo único que el film añade es la trama romántica, que el autor del libro, Jamie Reidy,  eliminó por miedo a que su madre lo leyese.

Todo el tema de las escenas sexuales explícitas se trabajó bastante en el rodaje, algo que en lo que el director, Edward Zwick, insistió sobremanera, ensayando muchas veces vestidos, y buscando la improvisación, para que los nervios se olvidasen y se consiguiese llegar al corte final. Tanto ahí como en el resto del metraje, Jake Gyllenhall y Anne Hathaway demuestran una madurez como actores impresionante, comiéndose la cámara literalmente. Acostumbrado a verles, respectivamente, en películas como Donnie Darko o Princesa por sorpresa, la transición a este tipo de enfoque artístico es muy positiva. Esta no es una historia de amor convencional y pastelosa, al menos no del todo. Y eso personalmente lo agradezco.

Entre el reparto también esta Oliver Platt, que encarna al compañero de ventas de Jamie, un actor bastante mítico que aún puede dar algunos coletazos. Muchos lo recordareis por su papel de Porthos en la versión de Disney de Los 3 Mosqueteros, por mencionar uno. Además, tenemos a George Segal, eterno secundario y habitual de series de televisión, como Dame un respiro, que aquí emitió Canal +.

Otra de las cosas a destacar es su banda sonora, ya que al ser una película ambientada en los 90, la música tenía que ser de esa grandiosa década: temas como Two Princess de los Spin Doctors, y nuestra internacional Macarena, ambientan de lujo.

En resumen, nos encontramos ante un filme que no nos trata como idiotas. Nos presenta una historia de verdad, de dos personas que se encuentran y ven sus afinidades, las dificultades que conlleva una relación de pareja, las crisis, y las reconciliaciones. Ademas de que nos muestra una realidad como es la del Parkinson, con una escena en un encuentro de enfermos bastante positiva. Solo por eso creo que merece disfrutar de sus casi dos horas de metraje.

Lo mejor: La banda sonora y como se trata el tema del Parkinson. Una Anne Hathaway impresionante.

Lo peor: Puede que a muchos se les atragante su larga duración para una película del género.

 

Por Osano.

Share Button
The following two tabs change content below.
Mi vida ha ido ligada al cine, si hubiese nacido dentro de una película seguramente sería una Rebelde que lucha contra el Imperio. Se puede decir que mi afán por coleccionar merchan de Star Wars va más allá.Me siento una afortunada por haber tenido una infancia rodeada de Pokémon y videojuegos que hoy en día llaman "Retro".

Quizás te interese...




Back to Top ↑