Artículos no image

Publicado el 27 marzo, 2012 | por TonyC

0

Presentación de la pelicula ‘Grupo 7’

Después de dos colaboraciones que les costaron dos nominaciones a mejor guion en los Goya, Alberto Rodríguez y Rafael Cobos han vuelto a juntarse para elaborar el guion de otra película dirigida por Alberto Rodríguez, “Grupo 7”. En esta ocasión, nos encontramos con una gran idea que nos sitúa en la Sevilla de finales de los 80, principios de los 90, en plenos preparativos de la Expo del 92, donde la policía quiere limpiar el centro de yonkis y eliminar la venta de drogas. Para hablarnos sobre esta genial idea y sobre los detalles de la película, estuvimos con el director, Alberto Rodríguez, y con parte del reparto, Mario Casas, Antonio de la Torre, Inma Cuesta, Joaquín Núñez y José Manuel Poga, en la presentación de la película. En esta, todos coincidieron en una cosa, en que lo más difícil para ellos fueron la dureza de algunas de las escenas.

Ya durante la rueda de prensa pudimos apreciar la buena relación que hay entre los miembros del reparto, que se han tomado muy en serio el proyecto de principio a fin. Aunque el que puso la guinda fue Joaquín Núñez, un actor de teatro que empieza su andadura en el cine y que apenas podía contener la ilusión hablando sobre la película, algo que a sus compañeros de reparto les hacia sonreír cada poco. Esto fue lo que dio de sí la rueda de prensa:

Para Alberto, ¿lo de “Grupo 7” tiene algo que ver con una fijación por el 7? Porque también fueron 7 vírgenes y en el grupo son cuatro.

Alberto Rodríguez: No, yo no, pero Rafael Cobos, el guionista de la película es tremendamente supersticioso, hasta el punto de la enfermedad, y fue el quien propuso el título de la película.

También para Alberto. Aunque la película está ambientada en el 92 y años anteriores, tiene muchísima actualidad y nos muestra la miseria de la que venimos y hacia la que vamos. ¿Hasta que punto esto es así?

A.R.: Yo creo que en cierto modo el 92 supuso un momento en el que el país presentaba las credenciales de ser una potencia del primer mundo, y eso es verdad y empieza dentro de la película. También creo que la película es bastante actual porque este tipo de acontecimientos, es decir, que haya un evento importante en una ciudad y se haga una limpieza, creo que ocurre y seguramente ahora esté ocurriendo en Londres o en Brasil, de cara al Mundial. Por eso creo que se trata de una película actual.

Como hay varios sevillanos, querría saber ¿cómo vivisteis esa Sevilla que contáis en la película?

A.R.: El único sevillano soy yo.

Y Antonio, ¿no?

Antonio de la Torre: Yo es que soy malagueño pero vivo en Sevilla y creo que los dos años previos a la Expo estuve allí. De hecho yo ahora vivo por la zona del centro, que ha cambio totalmente. Y es que era así. Quizá uno de los grandes retos de la película ha sido recrear esa ambientación, esos barrios eran territorio comanche. Me parece que es clavada.

A.R.: Yo era estudiante en esa época, y recuerdo que había una sala de conciertos en La Alameda, el Fun Club, y cuando salías de allí, había cuatro o cinco calles por las que no pasabas por lo que te pudiera suceder. No deja de ser curioso y una paradoja, porque 700 más allá estaba la Isla de la Cartuja con los edificios del siglo XXI que se estaban edificando.

Se trata de una película de género, pero con una voluntad de realismo muy fuerte y, por eso, quería preguntar a los protagonistas masculinos ¿Cuánto os tuvo que frenar Alberto?

Mario Casas: La verdad es que yo tuve un proceso realmente difícil, yo venia de la tele y cuando se habla de los vicios de la televisión, uno los tiene, porque mecanizas el trabajo, haces secuencias diarias, preparas un personaje durante meses, años… y Alberto conmigo hizo un trabajo muy particular de quitar, quitar y quitar intención a las secuencias, al texto, a como se comporta el personaje. Tengo que decir que a las dos, tres semanas de rodaje, le dije a Alberto: No estoy haciendo absolutamente nada, y él me decía que tenía que seguir quitando y le dije que no podía quitar más, que no estaba haciendo nada, pero realimente el trabajo es ese. Es uno de los mejores de este país dirigiendo actores, trabaja las secuencias con bisturí, abre las frases una por una, los personajes…, y a mi cada vez que tenia una duda me hacia leerme el guion.

¿Quizá por eso te dejó hacer la escena del patio, en la que te pasas un poco?

M.C.: Bueno… al final se quedó en nada, porque cogía al tío, le ponía las esposas, lo ataba al coche y me ponía a dar vueltas con el coche y el tío detrás. Finalmente, en vez de ver tanta violencia, se quedó en lo que tenía que contar… que era más importante.

A.R.: Es que quería que la acción estuviese integrada en la película y no fuese como los musicales malos, en los que se para la película, hacen un número musical y luego continúa la película.

A. de la T.: Yo comparto esa máxima con Alberto de que menos es más, aunque luego en la práctica difiere de la suya. Y para mi este personaje es un reto, porque yo hablo por los codos y tengo una energía muy grande, pero tenía miedo de no poder contar este personaje solo con eso. Le he estado dando mucho el coñazo a Alberto, diciendo cosas como es que este tío no habla, y Alberto me dejaba meter algo para luego quitármelo. Diría: “Para que el chaval se quede contento le dejo meter algo y luego se lo quito y no pasa nada”. Yo estoy muy satisfecho y orgulloso, porque fue una película muy dura y la rodamos en muy poco tiempo, 8 semanas, y ha salido todo muy bien.

A.R.: Me imagino a Antonio, la primera vez que leyó el guion pasando páginas y diciendo: ¿Cuándo hablo yo?

A. de la T.: Si, si, y pensando: ¿Pero no decía que era uno de los protagonistas? ¡Si habla más el personaje de Julián (Villagrán) que yo! (Risas)

Joaquín Núñez: Yo vengo del mundo del teatro, igual que Poga, y a mí cuando me dieron este pedazo de personaje, que habla mucho, me sobresalté, y luego me divertí mucho interpretándolo. Cuando conocí más a mi personaje, empecé a investigarlo y descubrí que no era tan grande y tan amplio como yo lo hacía y disfrute más aun si cabe. Me ha gustado muchísimo trabajar con todos: Alberto, mis compañeros de reparto, figuración, diseño artístico, técnicos…, para mi ha sido un placer. Y como decía mi compañero Poga, esperando la segunda parte. Ahí  queda eso.

José Manuel Poga: Yo me dejé llevar por la esencia de Alberto, que es” trabajar la verdad” y que los personajes, y todo sea muy auténtico, incluso las peleas, Alberto nos decía que fuera todo muy sucio y no hubiera nada de americanismos. Ha supuesto trabajar tanto en las secuencias de acción como la vida interna de los personajes.

J.N.: Y para terminar, se me ha olvidado una cosa que tiene Alberto muy importante y que deberían tener todos los directores, recibir propuestas del actor y estar dispuesto a incluir algunas cosas.

Una pregunta para Mario y otra para Inma. A Mario le quería preguntar ¿es lo más exigente que has hecho desde el punto dramático puro y duro? y a ti Inma, que vienes de “La Voz Dormida” donde te hemos visto sufrir y exteriorizar todo mucho… aquí sufres también mucho, pero es todo lo contrario, lo interiorizas y quería saber como lo has afrontado.

M.C.: La verdad, es que hasta ahora, tal vez he hecho una serie de películas con una edad, voy para 26 años, lógico que hasta ahora haya hecho películas comerciales o tal vez un poco más juveniles, imagino que por que es lo que me toca, es la edad que tengo. Con 20, 22, 23, no estás capacitado a interpretar un personaje como Ángel, la persona que le interprete debe tener cierta madurez, he escuchado antes a gente decir que si era un antes o un después… yo me he esforzado lo mismo para hacer “Grupo 7”, que para hacer “Tres Metros Sobre el Cielo” y gracias a trabajar como he trabajado, le pueda parecer lo que le parezca a la gente, las películas que he hecho hasta ahora me han llevado a hacer “Grupo 7” y a Alberto a escogerme. Es un papel más maduro, más adulto, una película con un guion más adulto también, pero he trabajado igual en esta película que en cualquier otra  o serie.

Inma Cuesta: Yo estoy acostumbrada a interpretar personajes protagonistas o papeles de largo recorrido y aquí me tocaba un personaje que con muy pocas secuencias contaba una parte importante, que es la otra cara del personaje de Ángel. Lo afronté como un reto, porque no lo había hecho hasta ahora y me parece interesante que un personaje con poco texto y pocas apariciones pudiera contar algo tan importante.

Para Mario Casas ¿Qué significa Antonio Banderas en tu carrera?

 M.C.: Cuando Antonio Banderas me dio la oportunidad de trabajar para él en el “Camino de los Ingleses” con 18 años siendo un adolescente, inconsciente. Fue una gran experiencia porque conocí a gente que pasé a admirar, pero no deja de ser algo anecdótico.

Para Antonio de la Torre ¿Cómo ha sido trabajar con Lucía Guerrero, ya que era su primer papel y era un papel bastante complicado?

A. de la T.: Lucía me enseñó, tenía una frescura que era apabullante. Me puso muy fácil toda mi trama con ella que nos preocupaba mucho a Alberto y a mí, porque sucede algo parecido a lo que contaba Inma, ya que el personaje de Lucía es como un espejo en el que se refleja Rafael. Fue la ultima en incorporarse a la película, por lo que su labor fue mas difícil que la mía, que tuve mucho tiempo para prepararme el personaje e hizo un trabajo extra esplendido para poder subirse al carro.

Y hasta aquí la rueda de prensa con el equipo de Grupo 7, pronto tendréis la crítica de la película en Psicocine. Recordad se estrena el 4 de abril en cines.

Fotografías: Santiago duque.
Share Button
The following two tabs change content below.

TonyC

Cinéfilo y amante de los videojuegos. Crecí jugando a Sonic y Syphon Filter, pero los que más me marcaron fueron Hitman y Kingdom Hearts. Gran fan de la comedia negra y un ferviente seguidor de Guy Ritchie y Edgar Wright.

Latest posts by TonyC (see all)

Etiquetas: , , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑