Artículos no image

Publicado el 21 marzo, 2012 | por TonyC

0

Presentación de ‘Extraterrestre’, la locura de Vigalondo

Con motivo del estreno de Extraterrestre, la última película de Nacho Vigalondo, acudimos al cine Roxy B para reunirnos con el director y los actores protagonistas.

En el evento se encontraba prácticamente todo el reparto a excepción de Miguel Noguera que no pudo acudir. Nacho Vigalondo, Michelle JennerJulián Villagrán, Raúl Cimas y Carlos Areces en cambio se mostraron muy atentos y con ganas de contarnos de primera mano lo que había significado para ellos realizar un film de estas caracteristicas. Ya en el propio fotocall comenzaron las primeras bromas y risas, que hacían presagiar que no sería una rueda de prensa común. Como anécdota el propio Carlos Areces comentaba a la prensa: “Vale, vale, lo confirmo, Michelle y yo estamos juntos.” “Ah, ¿qué no os lo creéis?” provocando carcajadas entre los presentes.

Vamos a dar paso a lo que nos contaron los actores y el propio Nacho Vigalondo sobre el rodaje, anécdotas… y muchas cosas mas. Esto es lo que dio de si la rueda de prensa:

 

Para Vigalondo ¿Hasta que punto y como has desarrollado la idea de tener un presupuesto bajo para hacer una película sobre un ataque extraterrestre y hacer que este se convierta en una de las coñas de la película?

Nacho Vigalondo: Prefiero decirlo de otra manera, así como una producción grande puede permitirse ciertas cosas, una producción pequeña puede permitirse otras. Creo que nadie hubiese tolerado que una película multimillonaria como “Avatar” tuviese una historia que se manejase en estos márgenes, en la que es tan importante lo que se ve como lo que no se ve. A partir de ahí, lo que quiero es entender el pequeño presupuesto no como una limitación, sino como un golpe de efecto también y como un atributo de la película. En ningún momento intentaría maquillar lo que ves en pantalla para que parezca más caro de lo que es, sino jugar conscientemente con lo que no hay en pantalla para jugar un juego completamente distinto. En ese sentido, yo me sentiría fracasado si en algún momento echases de menos algo en la pantalla y dijeses: que pena que la historia no vaya por otro rumbo. Creo que la historia es la que debe ser y va por donde va y entiendes que cuando recorres un camino que no es el habitual en una película de este tipo, es porque los personajes coherentemente te han llevado por ahí.

 

Esta película es ciencia ficción domestica y toda la ciencia ficción tiene una reflexión del tiempo en que vivimos ¿Cuál es tu reflexión sobre esta especie de apocalipsis pequeño que planteas?

N.V.: A veces se plantea que los directores de cine sabemos entender nuestro tiempo y que somos unas mentes preclaras que sabemos resumir el sentimiento de una generación en un solo punto, pero creo que realmente no es así. Creo que si las películas reflejan una época, un momento y un lugar es porque vivimos los directores en esa época y ese lugar y el tiempo habla a través de nosotros. No somos necesariamente conscientes de nuestra época y hacemos una tesis al respecto. En esta película si que es importante que el ovni esté más presente en la pantalla de un televisor que a simple vista y es importante que los personajes estén cerca de la tragedia, pero a la vez estén lejos, o que la historia esté marcada más por la desinformación que por la información, o que los personajes, mas que reaccionar de forma consecuente sobre una tragedia, hagan chistes al respecto y se rían de ello. Creo que es significativo, pero no es un intento por mi parte de resumir una época como la nuestra en 90 minutos, sino que formo parte de ello.

¿Podrías hablarnos más sobre la paradoja que tiene la película de que el mundo se está acabando, pero nos encargamos mas de solucionar nuestros problemas sentimentales o incluso de joder al prójimo?

N.V.: Es que es eso realmente. El éxito para mi de la película sería que entendiésemos que a Julián Villagrán le da igual que la civilización moderna se esté acabando, porque han venido los extraterrestres y que esté más pendiente de ver que pasa entre Michelle Jenner y Raúl Cimas y que el personaje de Carlos Areces, en vez de huir de la ciudad como el resto de habitantes decida quedarse para seguir molestando a su vecina. Si entendemos eso es que la película funciona.

El personaje de Miguel Noguera ¿lo escribiste pensando en él o después de escribirlo pensaste que era para él?

N.V.: El personaje de Noguera era mucho más breve, de hecho en principio era un cameo, pero una vez que tuvimos la idea de que Miguel Noguera lo interpretase, el personaje tuvo que crecer, hasta decir la última frase de la película. Creo que es importante que la última frase de la película sea “Me sale de pena”. ¿Recordáis la película de Tarantino “Malditos Bastardos”? La última frase es de Brad Pitt diciendo a cámara: “Creo que esta va a ser una obra maestra”. Pues la última frase de mi película es “Siempre me sale de pena”. Es un contrapunto tarantiniano.

 

Una pregunta para los actores, ¿cómo habéis trabajado con ese romanticismo tan miserable que tienen vuestros personajes?

Julián Villagrán: Yo creo que no están muy alejados de nosotros, quien diga lo contrario está mintiendo, por lo menos desde mi punto de vista. Yo, soy mezquino. Cuando me enamoro también hago cosas mezquinas

Raúl Cimas: Yo imitaba a Julián, es la persona más mezquina que hay en esta mesa y seguramente en la sala. (Dirigiéndose a Carlos Areces) ¿Vas a hablar, tu también? ¿Qué vas a decir?

Carlos Areces: No era mi intención, me he sentido como Margaret Dumont en las películas de los hermanos Marx, que ella pensaba que estaba haciendo drama y luego lo veía y se estaban riendo de ella, me he sentido igual. Yo he tenido la sensación de que mi personaje era un poco el galán heroico y luego, no se, han cortado cosas, han doblado otras y no sé que ha pasado.

Michelle Jenner: Yo creo que lo miserable es que, aunque se esté acabando el mundo, lo que les importa a los personajes es quedar bien ante todo y quedar bien los unos con los otros…

C.A.: Es muy fuerte, ¿esto es todo lo que tienes que decir? Si no has dormido esta noche… (Risas)

Para Vigalondo, una doble pregunta, ¿Sientes alguna responsabilidad con la taquilla española al no estar Torrente? y, si llegas algún día de estar de copas a tu casa y ves en twitter “Mirad, la última película de Vigalondo” ¿Qué harías?

N.V.:  A la primera pregunta te digo que no es sano que ningún cineasta actué desde la responsabilidad de repetir el éxito de taquilla de alguien como Santiago Segura con su saga “Torrente”, aunque sería bienvenido un éxito así, de hecho creo que ni es sano que Santiago Segura opere bajo esa presión. Una película como “Torrente 4” tiene una responsabilidad con la taquilla por el tipo de producción que es, pero, sobretodo, es una película manejada por la desesperación de hacer reír al espectador segundo a segundo.

A lo segundo, evidentemente no me gustaría que la película se viese de alguna manera que afectase a la distribución legal de la película, pero si sucede es el sino de los tiempos y, como he dicho antes, formo parte de mi tiempo y de esta época y, para adelante.

Pregunta tanto para Nacho, como para los actores ¿Cómo se siente uno al hacer una película de extraterrestres sin extraterrestres?

N.V.: No estoy de acuerdo con esa afirmación. Hay extraterrestres, pero están lejos. Para los que piensan que en la película no hay presencia extraterrestre, les confirmo que ese ovni no está fabricado en Toledo. Es como si estamos haciendo la rueda de prensa de “Perros de paja” de Sam Peckinpah y dices: ¿Cómo te sientes haciendo una película titulada “Perros de paja” sin que haya perros de paja en la película? Tarantino, yo no he visto ningún perro encerrado en “Reservoir Dogs”. ¿Dónde está la gata sobre el tejado de zinc caliente? Hay un extraterrestre en términos metafóricos en la película, e insisto, ese ovni no es de fabricación japonesa.

C.A.: A mi es que Nacho me vendió otra cosa. Me dijo que era de gran presupuesto y me enseñó unos diseños, y es otra de las sorpresas que me he llevado al ver la película luego. Se retiró algún inversor o pasó algo, no se.

 

¿Qué ha sido lo peor que habéis pasado durante el rodaje?

J.V.: Fue un Gran Hermano en un piso relativamente pequeño y solo había un baño sin puerta y tuvimos que compartir mucho ¿Verdad Raúl?

R.C.: Fue todo tan malo que destacar una cosa sería injusto. Fueron dos meses horribles y estos dos años que te va viniendo de vez en cuando el recuerdo y ahora que se estrena vuelve otra vez como algo muy malo que te ha ocurrido en el pasado y se queda grabado. Y aquí estoy, en la mesa otra vez con ellos.

C.A.: Yo quiero desarrollar la idea del váter, porque la ha dejado solo en un apunte. Es que es cierto, era un baño sin puerta, porque era una casa ultramoderna, así como de pareja que se quiere mucho y tal, que no les importa entre al baño a lavarse los dientes mientras el otro está defecando y estas cosas, que yo no entiendo, en mi época era más bonito, era otra cosa. El tema era este, no había puerta y entonces habían puesto como un biombo de mimbre y tiene un tema que es que el biombo de mimbre funcionaba regular. Si dentro se estaba a oscuras no veía nada, pero si querías limpiarte conscientemente de lo que hacías, pues tenias que encender la luz y entonces se podía averiguar la figura y era gracioso y ridículo para ti y no sabias que hacer. Tratabas de aguantar hasta que no podías más y luego te ibas al baño del bar de enfrente, tampoco estaba muy bien, pero no te veía nadie. Menos Michelle que defecó una vez en el lavabo…

M.J.: No. Para mi lo más difícil fue trabajar con Carlos Areces, es con lo que peor lo pase. Los ataques de risa eran tremendos y no podía mirarle a los ojos.

N.V.: Ya, para resolver esta situación, creo que todos hemos visto muchas películas y muchos making of en los DVD’s y, precisamente, en las películas que ha habido mal ambiente es donde no se puede permitir uno hacer bromas después. Esta es la demostración de que ha habido un ambiente cordial y exquisito en el rodaje, por eso podemos bromear sobre ello.

 

¿Qué referentes has tenido a la hora de escribir el guion?

N.V.: Inevitablemente cuando haces una comedia en un piso, hay una tradición cómica que estas siguiendo, que está presente desde el teatro hasta la comedia madrileña de los años 80, y es un referente que está ahí y ante el que me siento muy cómodo. Pero también tienen que ver las series británicas que he visto en los últimos años, la serie de Larry David… Tantos y tantos referentes cómicos televisivos que han modelado tu forma de ver el humor, por supuesto, no miro a nadie, “Muchachada Nui” es una presencia humorística muy importante en mi película, no solamente por las presencias humanas, sino también por el tono de algunas situaciones. Hay un momento en el que parece que “Muchachada Nui” es referente de lo absurdo, lo grotesco, pero luego manejan un sentido del humor muy naturalista y siempre enfrentado a lo cotidiano. De hecho, para mi Raúl Cimas y Carlos Areces son dos actores que dominan muy bien el tono naturalista, no es que estén locos en pantalla y cuando entren todo se vuelva loco, sino que realmente casa muy bien con el tono naturalista de Michelle y de Julián. Una de mis ambiciones era que, siendo algo imposible en España, cuando la película se viese fuera de España no estuviese muy claro que actores venían de la comedia y quienes no, y es una cosa que creo que hemos conseguido, es muy homogéneo el tono que tienen ellos. Y cuando preguntas en encuentros con el público en pases internacionales realmente no tienen del todo claro quien viene de la comedia y quien no.

Fotografías: Jesus Mesa.
Share Button
The following two tabs change content below.

TonyC

Cinéfilo y amante de los videojuegos. Crecí jugando a Sonic y Syphon Filter, pero los que más me marcaron fueron Hitman y Kingdom Hearts. Gran fan de la comedia negra y un ferviente seguidor de Guy Ritchie y Edgar Wright.

Latest posts by TonyC (see all)

Etiquetas: , , ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑