Artículos no image

Publicado el 25 marzo, 2011 | por Sandor

8

Estuvimos con los actores de Encontrarás Dragones

Este Martes se celebró la rueda de prensa en Madrid con la presencia del director, Roland Joffé, de los actores protagonistas Wes Bentley, Olga Kurylenko, Dougray Scott, Ana Torrent, Unax Ugalde, Alfonso Bassave y los productores Ignacio Gómez Sancha y Nacho Núñez  de la película Encontrarás Dragones, cuya crítica podeis ver ya en Psicocine. Nosotros estuvimos allí y esto fué lo que nos contaron.

 

Para los actores españoles, ¿Como habeis preparado vuestros personajes? ¿Qué destacaríais de ellos desde el punto de vista dramático?

Alfonso Bassave: Cuando llegamos a Buenos Aires, parte del equipo nos tenían todo el trabajo previo muy bien montado, entonces nos dieron una serie de libros, porque por ejemplo, en mi caso, yo doy vida a Juan Jiménez Vargas, uno de los discípulos de José María Escrivá, uno de los que fundó con él la primera Casa, y tuvimos que leer libros sobre aquella parte de esta historia. Aparte, la dirección de Roland que ya, para mí, desde el primer momento, desde el casting, el trabajo con Roland es muy especial. Roland no te dirige en concreto, no te dice “Quiero que esta frase la digas de una manera o de otra”, sino que te habla de emociones, las emociones del personaje y de las que tienes que transmitir. En mi primer encuentro con Roland me dijo “Te voy a decir poco de tu personaje. Tu personaje es la lealtad”. Y eso para un actor es, bueno. No sé como lo hace, pero te va llevando por el camino de forma que entiendas ese sentimiento, y lo puedas expresar a tu manera.

Ana Torrent: Mi personaje, Dolores, también leí un poco sobre la vida de Escrivá de Balaguer, la madre, pero luego también me centré un poco en lo que quería Roland, y un poco lo que mostraba la película, que es una mujer profundamente religiosa, con una gran fe, muchísimo amor hacia su hijo, cree mucho en él, le apoya siempre, y para ella es siempre su niño al que va a apoyar con admiración.

Unax Ugalde: Mi personaje es Pedro Castedo. Por suerte, escribió una autobiografía, que relata toda la época en la que conoce a Escrivá de Balaguer y toda la etapa de la guerra civil. Fue una fuente de inspiración para mi personaje muy rica y luego tuve una reunión con Roland Joffé. Mi personaje provine de una familia republicana, anticlerical y entre ello vimos lo importante y lo que podía aportar el personaje, como se fue uniendo al padre, como fue creciendo con él y comprendiendo toda su dicha. Me pareció un personaje muy importante y el trabajo con Roland Joffé fue una delicia.

Para los actores extranjeros, ¿Os habeis documentado para interpretar vuestros personajes sobre la guerra civil española?

Wes Bentley: Cuando era niño a mi padre le encantaba la historia, así que tenía una idea básica de lo que era la Guerra Civil española. Además, había un historiador durante el rodaje y estudiamos con él antes de empezar a rodar para conocer más en detalle la Guerra Civil Española, sus facciones y resultados.

Olga Kurylenko: En mi caso igual, cuando me dijeron que me habían dado el personaje, leí un poco más sobre el tema, vi algunos documentales, videos, leí algo más sobre personajes extranjeros que vivieron en el país durante el conflicto, ya que mi personaje no es español, así que quería saber un poco sobre estos extranjeros que habían venido para luchar en la Guerra Civil española.

Dougray Scott: ¡Me encanta ser el “actor extranjero, me encanta! Me hace parecer más interesante. Me eduqué en una familia bastante de izquierdas, mis hermanas eran de izquierdas, mi padre nos educo en un ambiente bastante socialista en Glasgow, así que de manera instintiva sentí curiosidad por la Guerra Civil española. Y desde mi punto de vista siempre me pareció una guerra romántica, no porque lo fuera, sino por todos los poetas que compusieron sobre el tema en la época, y todo lo que había leído desde pequeño, así que siempre fue una parte de la historia que me intereso igual que la revolución rusa. Así que me lo volví a leer, también leí sobre el Opus Dei, pero creo que es un guion extraordinario, y la oportunidad de trabajar con Roland ha sido genial.

Joffé, Quería saber si había leído “Camino”, la obra cumbre de Balaguer, y si hacer esta película ha cambiado en algún sentido sus creencias personales sobre Escrivá o sobre Dios.

Roland Joffé: Bueno, yo como buen británico, no soy una persona muy espiritual, desgraciadamente. Preferimos el humor a la religión. Pero ciertamente leí todo lo que pude sobre José María Escrivá, y lo más importante sobre todo, fue algo que se me ocurrió y luego se convirtió en el núcleo de la película. Pensemos en esto. Cuando pensamos en seres humanos, todos somos seres en potencia, no somos más que una posibilidad. Por ejemplo, desde el punto de vista del pensamiento podemos hacer A B C D, pero únicamente cuando actuamos es cuando se materializa, y eso es lo que es interesante sobre los humanos. Cuando pensamos en alguien, no pensamos en una línea continua, sino que pensamos en momentos concretos, situaciones en las que se podría haber decidido hacer una cosa u otra, y se decidió una en concreto. Cuando busque en la vida de José María lo que buscaba eran esas opciones disyuntivas, y después de tomar esas decisiones, este señor se convirtió en santo. Lo que importa son los actos a título individual, y me sorprendió que este hombre en un momento en el que estallo la guerra y se produjo una escisión política, se paró a pensar en la libertad de elegir, la importancia de elegir y ser libre a la hora de tomar decisiones en tu vida. Y tomar decisiones que luego te hagan sentir orgulloso o importante. Creo que este señor lo hizo y pensó todo esto en un momento muy interesante en el siglo 20. Estamos hablando del siglo de la producción en masa, de Henry Ford, de las cadenas de montaje, de estar orgulloso de que este modelo fuera igual que el siguiente y el anterior, y de la misma manera se hizo una producción en masa de políticas, y de pronto por primera vez en la civilización te requerían ser de una manera determinada. Para que fueras una persona de tal tipo, de tal manera, con tales convicciones. Y de formas muy idóneas vimos como se produjo esta escisión en la sociedad española que tuvo sus consecuencias en Europa en los años siguientes. Y en este momento nos encontramos con este joven que se resistió a esta presión y tomo como idea principal el ser dueño de sus propios actos, no permitas que tus decisiones deshumanicen a los demás. Algo muy potente para la época, y me parece admirable de José María Escrivá.  Sobre mis convicciones, me di cuenta de que durante muchísimos años había aceptado evaluaciones superficiales de las cosas, y las daba como reales, y había aceptado mucha opinión sobre la religión, pero poco conocimiento. Creo que he adquirido mas conocimiento que opinión en esta ocasión.

 

 Veo esta película de Roland Joffé 25 años después de la Misión, una película que se dijo, que sin su director de arte, sin su guionista, sin el resto del equipo, Joffé se quedaba en nada. Y sin embargo, Encontrarás Dragones es una película hecha por él y sin nadie de este equipo, y es muy potente. ¿Nos encontramos ante una resurrección de Joffé? ¿Cómo es posible?

Roland Joffé: ¿Se espera que conteste yo? Supongo que sí, que habrá que creer en ello. Yo realmente no soy director, soy un ser humano bastante inquisitivo y vago, hay veces que me tengo que auto flagelar para hacer algo porque me encanta estar tirado, pero nunca quise ser director de cine, y no sé lo que es ser un director de cine. Pero hay una cosa que si se, que es hacer películas sobre ciertos temas, por eso siempre elijo temas difíciles, sobre los que rodar, no sé si a la gente le va a gustar o no, pero me sorprende que la Misión fuera hace 25 años, para mí fue hace 25 minutos. Los temas que más me importan en la vida son los mismos que trato en mis películas: La amistad, la importancia de los actos humanos, del amor, del odio, la venganza, todas esas cosas que nos hacen humanos. Pero creo que también para que una película tenga éxito tienes que rodearte de un equipo capaz, y me parece que hoy estoy sentado a la mesa con un grupo de gente tremendamente capaz en esto, y que han hecho un trabajo excelente.

Ignacio Gómez Sancha: El Joffé que ven hoy aquí, es el mismo que conocí en 2008, en una comida en el Paseo de la Castellana, y me enamore profundamente de lo que decía, y me dijo que tenía una historia maravillosa de perdón y reconciliación que quería contar. Eso me sonó muy cercano a los temas de la Misión, y desde el punto de vista financiero, se suele decir que el que ha sido capaz de hacerlo una vez, lo hará más veces. Así que estaba seguro de que si a Roland se le daban todos los medios necesarios, se creaba ese espacio de absoluta libertad creativa, estaba convencido de que lo haría de nuevo, no tenía ninguna duda. La única condición que le ponía “Dos horas de buen entretenimiento”. Seguro que odia la frase de todas las veces que se lo repetí. Soy un admirador de la forma en la que Santiago Segura aborda el cine. Santiago Segura entiende lo que quiere el espectador, entiende el entretenimiento, y si al entretenimiento le sumas el arte de Roland Joffé, ya tienes una autentica bomba atómica. Decidí meterme en esto junto con mi socio Nacho Núñez, para obtener los 100 inversores que colaboran en esta película. Aprovecho para agradecerles el apoyo que nos han dado y a todo el equipo.

 

José María Escrivá es un personaje muy polémico y que ha levantado mucha controversia, así como el Opus Dei. Hay sectores de la sociedad española que no lo consideran precisamente un santo. Me gustaría saber su opinión sobre la sombra del personaje de Escrivá, después de haber hecho una película que tan solo enfoca de forma positiva al personaje.

Roland Joffé: Bien. Creo que el hecho de que José María Escrivá sea un personaje controvertido es lo que lo hace aun más interesante. No creo que un santo poco polémico sea una buena idea. Y no sé cómo se puede ser santo y poco polémico. Si eres santo, representas algo, una ideología. Y me llamo la atención que cuando plantee que quería hacer una película sobre este personaje, algunos me dijeron “Pero como! Pero si es una organización fascista! Si han asesinado a millones de personas!” Y dije “¿Cómo?” “Si, si” “Y como lo sabes?” “A que te refieres?” “Bueno, aunque no lo hayan hecho ellos, son los que controlan la Iglesia” “Y como controlan la Iglesia?” “A través de los cardenales y del papa” “Y que han hecho, hipnotizar al Papa? Eso como lo han hecho?” “A través de los cardenales, a través de los cardenales” “Y cuantos cardenales hay del Opus Dei?” “Cientos, cientos!” “Y cuantos cardenales hay en total?” “Un montón, un montón, y muchos de ellos son del Opus Dei!” “Bueno, es posible que haya una relación, pero por qué no se nota?” “Es que lo mantienen en secreto. Y además, detrás de estos cardenales están los obispos. Miles y miles de obispos que manipulan a la gente” Y poco a poco se convirtió en una especie de pastiche cómico. Lo cierto es que el Opus Dei per se no existe, no existe en el sentido de que una sociedad con una opinión determinada. Investigando sobre el Opus Dei, me di cuenta de que no era más que un grupo de gente que se reúne para trabajar en su relación espiritual con Dios de manera espiritual, en cosas que son potentes, y trabajan consigo mismo, no tienen un punto de vista aparte de decir que en lo que crees, debes defenderlo, y debes plantearte las cosas a conciencia y ser responsable de las decisiones que tomes, y mas allá de eso, el Opus Dei no le dice a la gente que pensar, y si lo piensas, es algo muy bello, sobre todo en una cultura que está acostumbrada a tener grupos muy cerrados, en los que no puedes ser parte de uno o de otro a la vez. El Opus Dei no tiene una línea que te obligue a ser de una determinada forma. Por eso no creo que sea una película que intente justificar el Opus Dei. Simplemente es una película que te muestra a un personaje y sus acciones, sin llegar a concluir que estén bien o mal. Eso se lo dejo al público. Lo único que hace la película es mostrar que los seres humanos debemos tomar decisiones. No pretendo rehabilitar la figura del Opus Dei. Lo que hace la película es quedarse con un poquito de la vida de José María Escrivá y mostrártela en un ángulo concreto. No enseñártelo desde todos los posibles, sino desde uno concreto.

 

No quiero volver al mismo tema otra vez, pero no solo Escrivá de Balaguer ha sido una figura controvertida desde el punto de vista político, lo extraño es que estamos hablando de una historia bonita sobre perdón y decisiones, pero cuando lees la historia de Escrivá de Balaguer, el tenia ideas muy claras como la Sagrada Intransigencia o la Sagrada Coacción, en donde queda claro que el ser humano no tiene en realidad la capacidad de decisión en la que se basa la película. Me parece una pena que esto no aparezca en ella, la haría mucho más interesante. Aparte, no sé si sabía que en España se hizo una película sobre el Opus Dei llamada el Camino. Me gustaría saber su opinión sobre esa película.

Roland Joffé: Dos preguntas excelentes. Volviendo a la cuestión de la libertad que tienen los miembros del Opus Dei, estoy bastante seguro de que en ciertas ocasiones, el pensamiento conservador va a ser desagradable para algunas personas, pero hay que pensar en ello no como una amenaza, sino que es la forma que tiene el Opus Dei de enfrentarse a una determinada situación. No digo que no crea que no haya que haber un debate sobre cómo debe ser o dejar de ser el Opus Dei, supongo que incluso dentro de su organización habrá opiniones muy dispares sobre esto, pero creo que en esta película hablamos de una serie de comportamientos, y si hay criticas, no tengo ningún problema en aceptarlas . Como he dicho antes, el Opus Dei no es una organización prístina y maravillosa, es una organización de individuos. Y mi interpretación de José María se basa en lo que he leído sobre él. También hay que tener en cuenta que José María es una persona muy metafórica, con una mente muy metafórica. Para comprenderle en sus ideas hay que pensarlo mucho, y muy bien. La religión en si es metafórica y es posible que sea culpable de traducir mal estas metáforas pero creo que he llegado al corazón de esta persona que es José María, en una época muy concreta. Cada santo se plantea una serie de cuestiones diferentes en la época en la que vive, y estas cuestiones se convierten en el tema de la película. Y desde mi punto de vista, José María es en realidad un santo, pero como también lo tendría que ser Nelson Mandela. Y ojalá España tenga en algún momento su propio Nelson Mandela, que diga que no hay que dejarse alienar por el pasado, pero tampoco olvidarlo, y conseguir una reconciliación entre ambos sectores hacia un nuevo futuro.

Para los actores españoles. ¿Cómo os habéis sentido o no trabajando en el mundo representado por esta película, tan diferente al actual sobre todo teniendo en cuenta los temas religiosos, ya que vivimos en una época laica ahora? ¿Qué opináis? ¿Creéis que esta película y su patrimonio religioso tiene algo que enseñar a una sociedad tan laica como la actual?

Alfonso Bassave: Para mí, personalmente, el trabajar con Roland Joffé fue motivo suficiente para querer estar en la película. La parte religiosa sí que es verdad que ahora es una época mucho mas laica que en aquel momento, y no tiene nada que ver en tantos niveles tanto a niveles políticos… Pero creo que la dimensión espiritual está por encima de épocas, de conflictos, de políticas, de religiones, y yo tengo mi espacio espiritual, desde ahí puedo conectar con la parte espiritual de la historia, más allá del Opus Dei o de la Guerra Civil. Una historia que va mas allá de esto y que trata sobre la reconciliación, sobre la capacidad de dilucidar y tomar decisiones, esto está por encima de lo concreto en la película. Para mí no era tan importante la guerra civil o el Opus Dei como las historias humanas que se contaban.

Ana Torrent: Alfonso lo ha explicado bastante bien. Yo también colabore con esta película por trabajar con Joffé, y por la historia que había más allá del Opus Dei. No pensé en la historia como un ataque o una defensa, sino que la vi como una historia de perdón y sobre tantos aspectos del ser humano… Sobre lo de meterme en el papel, he vivido siempre en un ambiente muy católico. No soy creyente, pero no me ha costado nada comprender las motivaciones de una mujer tan religiosa como mi personaje, me pareció muy natural.

Unax Ugalde: Como ya he dicho antes, mi personaje me parecía muy interesante, ya que estuvo por el frente popular en Albacete, venia de una familia republicana, anticlerical, y entonces le supuso un gran conflicto encontrarse con un líder espiritual como Escrivá, porque para su familia fue un problema, pero fue entendiendo lo que le decía, que no debía haber enfrentamientos políticos, que todos debían estar juntos y me parecía muy interesante. Tampoco me parece que la película muestre una idea, de hecho todas las películas lo que muestran son un debate. Y la película de Joffé lo que hace es abrir un gran debate y esperar conseguir una reconciliación, que creo que es algo que aun nos queda pendiente en este país.

 

Quiero preguntarle a los actores, ¿Creen que Joffé ha conseguido dos horas de autentico entretenimiento? Y también ¿Por que escogió a los actores que están en la mesa, y a Charlie Cox?

Ana Torrent: Yo creo que ha conseguido una gran película.

Alfonso Bassave: Yo también lo creo, más allá de las polémicas religiosas. Una película increíble en la que cada plano es un cuadro.

Olga Kurylenko: A mí también me encanta la película. Además me parece que no toma un punto de vista en concreto, y nos enseña una historia preciosa.

 

Wes, ¿Cree que Manolo tiene alguna cualidad que lo redima?

Wes Bentley: La verdad es que es difícil hablar de un ser humano que no acabe teniendo alguna cualidad que lo redima. Pero la verdad es que Manolo se tiene que enfrentar a decisiones muy difíciles. El viene de una familia muy fría, que se ha aislado del mundo y se ha convertido en un narcisista iracundo, y es difícil de encontrar una cualidad que lo redima… hasta el propio final de la película.

 

Para los actores españoles: Se ha dicho que se propusieron sus papeles a otros actores españoles y que los rechazaron por el estigma que hay alrededor del Opus Dei. Me gustaría saber si esto os ha coaccionado en alguna manera a la hora de aceptar el papel, y si no tenéis miedo a que esto os encasille.

Unax Ugalde: La verdad es que a mí, como actor, cuando me proponen hacer una película con Roland Joffé, es algo a lo que no me puedo negar. Pensar que hay gente que sin haber leído el guion le ha dicho que no a la película… pues probablemente, pero eso es un problema que no tiene que ver con nosotros. Yo el personaje lo vi muy interesante, el director y su propuesta más aun, yo creo que cualquier actor con ganas de aprender y de estar en un reparto internacional como este no se lo piensa. No veo ningún conflicto.

Ana Torrent: No tengo nada que añadir a eso. No vi ningún conflicto en trabajar con este director en esta historia.

Alfonso Bassave: Pienso lo mismo que mis dos compañeros, trabajar con Roland y la película eran lo único que importaban y estaban por encima. Estigmatizar la sola idea la veo cómica, yo… mi anterior película era de un trío, y estábamos todo el día en la cama, ¿Eso significa que soy un golfo y que haga tríos todo el día? Creo que los actores estamos donde hay buenas historias que contar, independientemente del contenido de la historia y sus circunstancias.

Share Button
The following two tabs change content below.

Quizás te interese...




Back to Top ↑