Cine

Publicado el 22 marzo, 2014 | por Sandman

22

Entrevistamos al actor Jake Gyllenhaal y hablamos de ‘Enemy’

El actor Jake Gyllenhaal (ZodiacBrokeback Mountain…) ha pasado por España para presentar la película Enemy, de la que muy pronto podréis leer la crítica en Psicocine. El pasado Jueves, asistió al preestreno de la misma en el Cine Palafox de Madrid y el Viernes, unos pocos medios hemos tenido la gran suerte de entrevistarlo donde pudimos preguntarle por el filme y sobre su carrera en general. Si quieres saber que nos contó Jake en ese cara a cara sigue leyendo.

 

¿La película mete al espectador en un hechizo nada mas empezar, esto se trabaja de alguna manera cuando se rueda o cuando se edita y se monta la película?

Jake GyllenhaalLa primera parte es cuando ruedas la película, la ruedas para crear ese efecto. Siempre hemos tenido la idea en la película de hacerla con un subconsciente muy presente. Jugamos entre la fina línea entre realidad y sueño, lo consciente y los inconsciente y eso es lo que manejábamos durante todo el rodaje. Además, según se montaba la película, Dennis siempre quiso, por ejemplo, un sonido muy concreto, presente a lo largo de la película para crear esa sensación, y eso se hizo después. El diseño del sonido fue muy importante. Además algo que fue muy importante es que durante el rodaje no teníamos muchas reglas, lo que permitía que casi todo fuese como un sueño, donde eres más libre. La película siempre tuvo la intención de crear ese hechizo desde el momento del rodaje hasta su montaje.

 

¿Cómo actuarías si en la vida real tuvieses que vivir una situación como la de la película?

Jake Gyllenhaal: Bueno en realidad en mi vida por el hecho de ser actor fue curioso hacer la película, porque verme reflejado es muy común para mí. Asisto a una premiere y me veo en la pantalla, veo que todo el mundo ve lo que yo estoy haciendo, lo que para mí resulta irónico. Creo que por eso quizás yo estaría más preparado para vivir este tipo de situación que otra gente, podría encontrarme con mi doble y lucharía contra él, y por supuesto, ganaría (risas) y luego pediría a Dennis que lo rodase, lo montase como un documental y lo llamaríamos ‘Enemy 2: La verdad‘.

 DSC_0848

¿Has trabajado con directores muy importantes y con todos con una personalidad muy fuerte, que destacarías de Dennis?

Jake Gyllenhaal: Tiene una estética impresionante, lo que tiene en común con otros directores. Trabaja con el director de fotografía directamente en el rodaje y te mete en su plano, lo que para mí es increíble. Tiene una necesidad muy grande de comunicar, un gran manipulador de la mente, en el buen sentido,y muy respetuoso a la vez. Quiere mucho a los actores y sabe que es algo delicado. Es un hombre extraordinario y sientes que tus ideas son siempre correctas, tiene siempre mucho cuidado. A la vez sabe que la última palabra la va a tener él, pero te deja hacer, siempre claro dentro de unos límites. Es un director que cuando estás rodando, a menos que hagas una cosa loca y descomunal, su ego no te prohíbe llevar a cabo tu idea y te deja mucha libertad. Eso para mí es lo que le hace excepcional.

 

¿Cómo te influyó la nominación al Oscar por ‘Brokeback Mountain’ para elegir tus siguientes papeles?

J.G.: Pues de ninguna forma, la verdad, no me influyó. No me ha condicionado en absoluto para mis decisiones. No creo que la nominación sea un barómetro del éxito o al menos no es el mío. Cuando escogí el anterior personaje en Prisioners fue una decisión totalmente creativa, yo estaba encantado de escoger a ese personaje y mi barómetro es que yo he tomado esa decisión, he sido leal a mi personaje, a mis ideas, y a mí mismo. Mi barómetro realmente es mi trabajo, lo que no siempre se valora con un premio. Sin embargo evidentemente fue un gran honor el haber sido nominado y la nominación hace que sientas que estás en compañía de mucha gente que ha sido nominada en el pasado, aunque no afecta a mis decisiones.

 DSC_0845

Al haber trabajado con esta película es posible que hayas tenido que leerte el libro ‘The Double’, de José Saramago ¿Crees que la película ha sido una buena adaptación del libro?

J.G.No, la verdad es que no me lo he leído (risas). Pero no me leí el libro aposta, fue una decisión consciente. No quería que nada me influyese a la hora de hacer la película, soy una persona a la que le gusta actuar de forma objetiva. Si lo hubiese leído habría ido hasta el final con el libro y yo quería hacer lo contrario, hacer la película en base a lo que yo sentía y me transmitía el personaje. Dennis tenía una idea muy clara de lo que quería hacer con la película y cuando nos sentamos y hablamos de eso, comentamos que no es totalmente necesario que la película sea fiel al libro, es más importante simplemente que la esencia del libro esté en la película. Quería coger partes de cosas del libro, pero no estar completamente en el libro. Esto es lo que yo considero que es un comentario acerca del libro, la película en vez de ser una expresión del libro de Saramago, es una expresión de un expresión del libro de Saramago, y aunque no puedo hablar con él, creo sinceramente que al escritor le gustaría la película. Por ejemplo si coges la primera frase del libro, solo con esa frase ya podrías hacer una película. No necesitas nada más, podrías coger una frase y perderte en una historia totalmente distinta.

 

La coproducción con Toronto ha sido importante en esta película, es una ciudad abierta y diferente que se presta a este tipo de trabajos ¿Te imaginas como sería la película en otra ciudad que no fuese Toronto?

J.G.Ahora desde luego no me imagino otra ciudad. Lo interesante de una ciudad como Toronto es que es una ciudad que está en busca de su propia identidad y es en parte por lo que Dennis estaba tan interesado en dirigir la película allí. Es muy diferente, cuando voy a Toronto la gente me dice: “gracias por haber venido, Jake“, y en cambio en Nueva York sería algo más como: “¡Vete de aquí, largo!” es completamente distinto, lo opuesto. Creo que es una ciudad que hace lo mismo que el personaje y los humanos en general, buscando su propia identidad, así que no me imagino otra ciudad mejor que Toronto para rodar esta película. Además también fue una ironía para mí enseñar en el Festival de Toronto dos películas, y que precisamente una de ellas fuese rodada en Toronto. Para mí fue algo así como que todo estaba conectado y hubo un momento muy irónico, como que la ciudad está ligada a todo. Eso os puede dar una idea del estado mental que teníamos cuando estábamos haciendo la película.

Enemy se estrena el próximo 28 de Marzo, no os la perdáis. Ya podéis leer la crítica en Psicocine.

Share Button

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑