Cine T2 Trainspotting

Publicado el 23 febrero, 2017 | por Trish

0

Crítica: T2 Trainspotting

21 años han pasado, que se dice rápido, desde que Trainspotting fue estrenada en los cines en 1996, una película que no tardo nada en convertirse en culto y que ha marcado a más de una generación. Tras tanto tiempo y mucha insistencia de los fans, Danny Boyle se decidió a hacer T2 Trainspotting la continuación de la misma basada en “Porno” el segundo libro de Irvine Welsh y que finalmente se estrena en nuestro país el próximo viernes 24 de Febrero.

Juventud, oportunidades, dinero, traición… 20 años han pasado ya desde las vivencias de la primera película. Mucho ha cambiado desde entonces pero también mucho sigue exactamente igual. Mark Renton (Ewan McGregor) decide tras todo este tiempo volver a Escocia, el único sitio al que puede llamar hogar. Spud (Ewen Bremmer), Sick Boy (Jonny Lee Miller) y Begbie (Robert Carlyle) le están esperando con los brazos abiertos… más o menos…

Aunque la vuelta a casa no solo trae consigo alegrías, sino todos aquellos sentimientos que creía haber olvidado: alegría, venganza, odio, amor, miedo, arrepentimiento… autodestrucción… Un vórtice repetitivo del que no sabe, o no quiere saber, salir.

Boyle regresa junto con el reparto original a continuar la historia de Renton y compañía que no ha podido agravarse más a lo largo de los años. Una continuación un poco libre y no basada tanto en la novela como la original, pero que consigue mantener las expectativas y ser una sucesora digna.

A lo largo de los años, Danny Boyle se ha convertido en uno de los directores independientes más importante de su generación. Su forma de contar la historia, el montaje, la inmersión en su mundo, la música, todo en su filmografía es reconocible. Pero si hay una película que destacase sobre todas ellas esa era Trainspotting (1996), un film transgresor para la época donde se trataba abiertamente el mayor problema de los 90, las drogas, con este título el director logró hacerse un público fiel que le considera un visionario de culto y que durante años ha estado esperando el regreso épico de la historia que nos empezó a contar hace dos décadas.

Como cada vez que sale una secuela, el mundo del cine se divide en dos: aquellos que la aman y aquellos que la odian, una decisión que suele tomarse mucho antes de ver la película, incluso en el momento de ser anunciada. Los detractores de las secuelas empezaron ya en su momento a lanzar fuego por la boca contra Boyle por atreverse a continuar un título de culto así. En el otro extremo tenemos a los grandes fans que asumen que por ser lo que es y contar  el mismo director y con el mismo reparto, va a ser una obra maestra nº2. Ni una cosa ni la otra, T2 Trainspotting no es ni tan buena como la original ni tan mala como otros quieren hacernos creer, es una digna continuación que podemos disfrutar viéndola con nostalgia y desde una perspectiva adecuada.

Boyle ha crecido como director y ha querido que esto quedase reflejado en la manera en que los protagonistas y sus historias y preocupaciones han avanzado. No estamos estancados en los 90 donde lo único que importaba eran las drogas y el dinero, ahora son adultos, ahora tienen preocupaciones de adultos y como tal, tienen una crisis existencial. Puede que a la historia le falte ese aire de frescura que las segundas partes siempre carecen, pero aun así no tenemos la sensación de encontrarnos ante un producto que intenta sobre todos los medios sobrevivir pase lo que pase, tiene su propio ritmo, sus propios intereses y, en algunos momentos, una originalidad que pensábamos que no íbamos a encontrar aquí. La película está cargada de imágenes potentes que perduraran en nuestras retinas con el paso de los años.

Centrémonos ahora en una de las partes más apetecibles de esta secuela, el reparto original. Los personajes vuelven a encajar como un guante en los actores, se les ve a gusto, familiarizados y contentos de haber vuelto, da gusto volver a ver cómo les dan vida como si no hubiese pasado el tiempo… lo que es en realidad un arma de doble filo, porque el tiempo ha pasado… Algunos de ellos siguen encajonados en el mismo momento que hace 20 años, no muestran evolución alguna, y que adultos de 40 años sigan comportándose como descerebrados veinteañeros es nostálgico al principio pero luego termina molestando un poco. Nos gustaría haber visto una evolución más espectacular tanto en los personajes como en las interpretaciones.

Nos gusta de T2 Trainspotting:

  • Volver a ver a todo el gang de nuevo
  • El viaje a los 90 que nos hace experimentar

No nos gusta de T2 Trainspotting:

  • Los tumbos sin sentido que da a veces la historia
  • La poca evolución de los personajes
Share Button
The following two tabs change content below.
Mujer Vikinga nacida en Carabanchel bajo (el bueno). Amante de la fotografía, el diseño y sobre todo del cine de Terror. Wes Craven es mi Dios.
Crítica: T2 Trainspotting Trish

En resumen, T2Trainspotting no es una obra maestra pero tampoco es una mala película, se puede disfrutar desde la nostalgia y es capaz de dejarnos sorprendidos más de una vez. Sin duda es un título al que recomendamos dar una oportunidad por lo que es y por lo que fue.

4

Nostálgica


Voto del público: 4 (1 votos)

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑