Cine Predator

Publicado el 15 septiembre, 2018 | por Chugo

0

Crítica: Predator

Soy todo un admirador de la saga Depredador. A día de hoy la primera entrega me sigue pareciendo una entretenida y disfrutable película que ha envejecido como el buen cine de los años ochenta. La segunda parte sigue siendo un placer nada culpable, y parecido me pasa con Predators protagonizado por Adrien Brody. No voy a mencionar las dos entregas de Alien VS Predator, porque aunque las disfruto, no las considero de la saga. Así que ya os podéis imaginar que no me podía perder el estreno de Predator.

Y es que la idea de una criatura alienígena dando caza a un grupo de humanos por “diversión” te atrapa desde el minuto uno. La idea de un grupo de humanos (normalmente militares o asesinos, los mejores en lo suyo) que tienen que hacer frente a una criatura superior a todos los niveles, y con un montón de muertes espectaculares y gore, sigue funcionando igual de bien ahora que hace 30 años. Pero no hemos venido a hablar de la saga, si no de Predator, la última entrega dirigida por Shane Black (quien en la primera entrega aparecía como actor).

Lo primero es lo primero, vamos con la sinópsis oficial de la película: Desde lo más profundo del espacio exterior hasta las calles de una pequeña ciudad en las afueras. La caza vuelve a casa con la explosiva reinvención de la saga de Predator de Shane Black. Después de mejorar sus capacidades con ADN de otras especies, los cazadores más letales del universo son más fuertes, más inteligentes y más mortíferos que nunca. Cuando un chaval activa accidentalmente su regreso a la tierra, sólo un dispar grupo de exsoldados y una profesora de ciencias desencantada pueden evitar el fin de la raza humana.

Lo primero que quiero destacar de Predator es que es una película divertida. Shane Black ha hecho un buen trabajo recreando ese espíritu de película de los años ochenta, con todo lo bueno y malo que conlleva. Durante la película más de una vez y más de dos te encuentras con inconsistencias del guion. Pero siempre en favor de hacer de que la trama avance en pos de la diversión y entretenimiento, por lo que tampoco molestan. Con todo es una película que ha pasado un par de veces por la mesa de montaje y que se han vuelto a rodar escenas. Pero sigo insistiendo que el resultado final funciona.

Predator

Una de las grandes virtudes de Predator es su tono, es una cinta gamberra, no se toma en serio a sí misma, y no espera que tú lo hagas. Hay un montón de guiños, referencias y bromas sobre las anteriores películas de la saga, sobretodo de las dos primeras entregas protagonizadas por Arnold Schwarzenegger y Danny Glover respectivamente. Que no reniegue de su pasado, si no que lo abrace y pretenda dar una mayor profundidad y ampliar las fronteras de su universo es algo que le honra.

La primera mitad de Predator funciona de una forma irregular. No veía que el grupo de ex-militares inadaptados terminara de funcionar, ya que cada uno estaba demasiado encorsetado en sus respectivos roles. A medida que avanza la trama la dinámica de grupo mejora y termina funcionando bastante bien. Las grandes estrellas son Quin McKenna (Boyd Holdbrook) y la doctora Casey Bracket (Olivia Munn). Respecto al primero hay que decir que no es Schwarzenegger ni lo pretende, es un curtido francotirador con un punto gamberro y canalla, tiene el carisma necesario para llevar gran parte de la acción. Por otra parte Olivia Munn hace una buena contrapartida femenina al protagonista, y termina siendo un buen motor para que avance la trama y explicar ciertos detalles de los depredadores. Quiero hacer una mención al niño de la película (Jacob Tremblay), que han conseguido que no quieras que el depredador lo asesine en la primera escena. Y es que los niños en la ficción tienen el mal de ser “asesinables”.

Predator

Respecto a los diferentes predators tenemos bastante miga. Hasta ahora pensábamos que esta raza alienígena venía de caza solo por diversión. Pero en esta entrega se ha descubierto que no es así, que todo tiene una explicación, hasta su afición por arrancar los cráneos de sus presas. Además aporta algo de variedad, añade unos “perros de presa” que acompañan al cazador alienígena, y por supuesto la llegada del Depredador Supremo. Este monstruo de tres metros es un híbrido de las razas más duras de toda la galaxia. Conocer las motivaciones de estas criaturas, así como darles algo variedad demostrando que no son una cultura homogénea me parece todo un avance. Aunque queda muy lejos del rico universo Depredador que se creó en los cómics de Dark Horse.

Ya por último quiero hablar del final, pero sin entrar en detalles relevantes de la trama. Por un lado me gusta que se deje un final con algunos  flecos sueltos para continuar la franquicia y expandir aún más el universo. Pero por otro no me gusta el camino que han tomado para hacerlo, de seguir por ahí se perdería buena parte de la esencia de esta veterana saga cinematográfica.

Predator

Nos ha gustado de Predator:

  • El intento de ampliar el universo
  • El tono divertido y desenfadado que no se toma en serio a sí mismo.
  • Que no renieguen de las películas originales

Nos gusta menos de Predator:

  • Se nota que ha pasado varias veces por re-rodajes y la mesa de montaje
  • El primer tercio de la película no funciona tan bien.
Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.
Crítica: Predator Chugo

La mayor virtud de Predator es el intento por ser fiel a la original y a la vez ir un paso más allá. Tiene un ritmo bastante correcto, personajes carismáticos, un tono desenfado y consigue lo principal que se le pide a una película de esta saga: entretener. Muy recomendable si os gusta el cine de acción e imprescindible si os gusta la franquicia Depredador.

3.5

Muy entretenida


Voto del público: 3.3 (1 votos)

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑