Cine Déjame salir

Publicado el 12 Mayo, 2017 | por Capadocius

0

Crítica: Déjame salir

Que bonito cuando estás con tu pareja y todo es de color de rosa. Citas, cine, salidas y paseos por doquier además de cenas románticas con las manos entrelazadas. Ese momento en el que el amor se antepone a nada más y ralentiza el tiempo sin pensar en el mañana. Y qué terror cuando llega el día de conocer a los suegros. Ese día se te altera el tracto digestivo y nada vuelve a ser lo mismo, porque de esa experiencia puede depender el futuro de dicha relación.

Muchos/as os preguntaréis a qué viene esta reflexión inicial y tiene fácil respuesta: Déjame salir tiene esa premisa argumental tan sencilla y terrorífica a la vez, aliñada con una relación interracial no anunciada a los progenitores de ella. ¿Se lo tomarán bien? ¿Se lo tomarán mal? La incomodidad de una visita a los suegros puede ser antológica. Y sí, lo digo por experiencia.

Déjame salir 03

Déjame salir es una película de suspense. Consigue que durante toda la historia nos estemos preguntando “qué narices está pasando” por lo inusual de las situaciones que plantea. Además, la propuesta chapotea en temas incómodos como el racismo y las diferencias raciales con un tono extraño que logrará desconcertarnos. Y del mismo modo conseguirá engancharnos con una ambientación densa e inusual, que nos hará arquear la ceja mientras buscamos adelantarnos a lo que el guión nos tenga preparado.

La película, que al parecer ha arrasado en USA, se sostiene por la actuación de la pareja formada por Daniel Kaluuya (Black Mirror) y Allison Williams (Girls) que viene muy bien acompañada por unos desconcertantes Catherine Keener (Virgen a los 40) y Bradley Whitford (El ala oeste de la casa blanca) como padres “de la criatura”.

El elenco principal de actores tiene como apoyo unos secundarios con papeles más cortos pero muy importantes. Pero amigos, aquí es donde por primera vez voy a empezar a ser rácano con los detalles. Invitados con una actitud extraña o trabajadores con un tono muy servil, elementos de un escenario edulcorado y agrio al mismo tiempo. Incomodidad, desconcierto y dudas.

De nuevo y sin que nos abandone, la pregunta “¿Qué está pasando?” nos coge de la mano.

Y es que Déjame salir es una película que uno disfrutará más si la visualiza sin ver nada antes. Sin vídeos promocionales que nos aporten detalles estúpidos que minen un guión que, sin ser extremadamente complejo, nos hará arquear las cejas varias veces y nos removerá la conciencia.

¿Es merecido el fenómeno en el que se ha convertido? Sí, creo que es una de esas películas que me ha mantenido enganchado desde el minuto 1. Puede que al final toda esa tensión se diluya un poco, pero habrá merecido la pena no apartar la mirada de la pantalla. Además, pequeños toques de humor nos dibujarán una sonrisa para destensar un poco. Algo que se agradece.

A partir de ahora cuando vuestra pareja quiera presentaros a sus santos progenitores, la frase de rigor sonará todavía más escalofriante: “Cariño, quiero que conozcas a mis padres.”

Lo mejor de Déjame salir

  • Original y diferente, toca el tema interracial de una forma irreverente.
  • Los toques de humor, pequeños oasis que harán que se te escape la risa.
  • El desconcierto que transmite. Ese “aquí pasa algo muy malo” constante que la hace tan interesante.

Lo peor de Déjame salir

  • NO VEAS NINGÚN TRAILER PROMOCIONAL. Lo mejor es ir a verla sabiendo lo menos posible.
Share Button
The following two tabs change content below.

Capadocius

Latest posts by Capadocius (see all)

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑