Artículos

Publicado el 23 octubre, 2017 | por Chugo

0

La opinión del friki: No soy un buen jugador

Llevo bastante tiempo queriendo hablar sobre este tema. Parece que se ha instaurado dentro de la comunidad que el disfrute o conocimiento relacionado con los videojuegos va íntimamente ligado con la destreza del jugador. Es algo con lo que no estoy completamente de acuerdo y me parece bastante matizable, y para hablar de ello voy a ponerme como ejemplo.

Me gustan los videojuegos, dedico unas cuantas horas de mi ocio a ellos. No puedo decir que sea un buen jugador, lo más correcto sería decir que soy mediocre (ni muy bueno, ni muy malo). Pero aquí creo que hay puntualizar sobre la finalidad a la hora de jugar a un videojuego y que tipo de videojuegos se le dedica tiempo. Conozco gente que gusta de los modos online y competitivos, buscan ganar al rival y mejorar tras cada partida. Me parece una estupenda forma de tomarse el ocio, pero yo no la comparto.

Dedico algo de mi tiempo a juegos online competitivos como por ejemplo World of Tanks, Overwatch, Hearthstone (aunque lo he dejado un poco abandonado) y últimamente he empezado a jugar a Blood Bowl 2. World of Tanks y Overwatch los juego con amigos, para mi el fin último de estas partidas no es ganar o mejorar, si no socializar. Echar un rato pegando unos tiros y charlando con amigos. Juegos como Hearthstone y Blood Bowl 2 que son un uno contra uno la cosa cambia. No juego buscando rankings o le presto mucha atención a las ligas. Suelen ser partidas en las que me apetece dedicarle una o dos horas a algo y no complicarme mucho. En definitiva los utilizo para desconectar, por lo que tampoco la competitividad o mejorar son la finalidad de estos juegos.

Pero estamos hablando de jugar en línea, y es probablemente a lo que menos juego. Prefiero la experiencia de un solo jugador y con historia. Porque para mi jugar a un videojuego es similar a leer un libro o una película. Me gusta que me cuenten una historia, meterme dentro de la piel del personaje. Seguramente por eso los RPG sea uno de los géneros que más me gusta, suelen tener un elaborado argumento, y misiones secundarias. En definitiva son mundos en los que perderse.

En los juegos en línea quizás sea por mi laxa actitud frente a la competitividad que no soy un buen jugador. ¡Que demonios! Seguramente sea un lastre para el resto del equipo. Y cuando juego en solitario digamos que soy un jugador competente. Busco un reto asequible, para que mientras avanzo en la historia pueda divertirme sorteando los retos sin parecerme un paseo.

La polémica Cuphead

La idea de escribir este pequeño artículo aumentó tras la polémica de Cuphead. Os  pongo en contexto, aunque seguro que muchos conocéis el tema: el periodista Dean Takahashi se hizo famoso por su gameplay de Cuphead. Probó el juego de forma anticipada, y sólo en el tutorial demostró que aquello no se le daba nada bien. Esto provocó un intenso debate en las redes (¿que debate no es intenso en las redes?), en el que se ponía en duda si para analizar un videojuego, o hablar de los videojuegos desde el punto de vista de un periodista había que jugar bien a videojuegos.

Podéis ver el vídeo a continuación:

Antes de dar mi opinión al respecto, aclarar que no me considero profesional del medio, no soy un periodista ni pretendo serlo. Simplemente soy alguien a quien le gusta todas estas “frikadas” y disfruta mucho hablando de ellas.

Creo que la idea de base del debate no es correcta. El periodista no debería estar en la obligación de jugar bien a videojuegos, debería saber jugar a videojuegos. El videojuego es un medio que hay que conocer, y para ello hay que entender y saber poner en práctica sus mecánicas. En el tutorial Dean Takahashi demuestra que no acierta a hacer lo más sencillo: pasar el tutorial. ¿Alguien que no tiene las capacidades mínimas para jugar a un videojuego puede dar una opinión válida?

Creo que para poder hablar de videojuegos tienes que entender y aplicar como mínimo las mecánicas del juego. Es como si en un RPG no entiendes el concepto de subida de nivel y experiencia, y juegas con el personaje a nivel uno toda la historia. Obviamente la experiencia de juego se va a ver lastrada y afectará a tu percepción del juego. Debería ser como mínimo competente, aunque no tiene que ser de forma obligada un buen jugador.

En un medio interactivo como pueden ser los videojuegos entender y poner en práctica las mecánicas para poder hablar sobre el título en cuestión debería ser clave. También ayuda tener una serie de conocimientos sobre el contexto de la industria y el estudio que lo desarrolla, lo que hay detrás del desarrollo del título, etc. Se puede comparar con los periodistas deportivos, pero hay una diferencia, y es que el periodista deportivo habla sobre la competición o el partido de turno, no “analiza el deporte”. También es una línea que se empieza a difuminar, porque ya llevan un tiempo los periodistas que comentan eSports y asuntos similares, por lo que ahí entramos en otra vertiente.

También pienso que lo principal es disfrutar de lo que haces. No entendemos que a un crítico de cine no le guste el cine, o que a un comentarista deportivo no le gusten los deportes. Pero todo este debate como viene siendo habitual en las redes está muy polarizado, y para mi la verdad está en un punto intermedio. Pero ¿y para vosotros? ¿hay que ser un buen jugador o hay que saber jugar?

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki.

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑