Analisis Sombras de guerra

Publicado el 18 noviembre, 2017 | por Chugo

0

Análisis PS4: La Tierra Media: Sombras de Guerra

Tras el éxito rotundo de La Tierra Media: Sombras de Mordor, la división de videojuegos de Warner Bros. no dudó en encargar una secuela a Monolith. Y dicho y hecho, uno de los grandes lanzamientos de este otoño ha sido Sombras de Guerra, una secuela directa que pretende repetir el éxito de su predecesor.

Un arranque confuso

Sombras de Mordor jugaba con la idea de un Mordor al que todavía no ha llegado Sauron, pero sus huestes preparan su llegada. En ese Mordor vacío de poder Talion y Celebrimbor  querían plantarle cara y buscar venganza contra el Señor Oscuro. En Sombras de Guerra es todo un poco más confuso.

Por un lado en Sombras de Guerra parece que la primera parte no ha sucedido. Hay que volver a pasar por todo el proceso de reclutar un ejército para hacer frente una vez más a Sauron. Como novedad es que esta vez Talion y Celebrimbor deben hacer frente a sus más peligrosos siervos: los Nazgûl.

La Tierra Media: Sombras de Guerra

Pero vamos a poner las cosas en orden. La historia principal son un buen puñado de horas (unas cuarenta aproximadamente) divididas en cuatro actos. En el primer acto hay que defender Minas Ithil, y es donde hace acto de presencia Ella Laraña (con un aspecto antropomórfico muy ajeno a la obra original de Tolkien). Es un arranque de lo más confuso, debería servir como tutorial y sentar las bases de la historia, y no hace bien ninguna de las dos cosas. Por un lado las mecánicas más importantes del juego (conquistar y defender fortalezas) no se presentan hasta el segundo y tercer acto, y por otro lado la historia va dando tumbos poco comprensibles. Un acto que debería haber durado un par de horas, se alarga hasta las 7 horas por lo menos.

Una vez pasado ese acto, el segundo y el tercero, es donde está lo importante. Sientes que la historia avanza, conoces a algunos personajes con cierto carisma y es donde mejor te lo pasas. El cuarto acto la cosa se complica, y si bien es mejor que el final de su predecesor, me ha dejado un poco frío.

El apartado narrativo no es el punto fuerte de Sombras de Guerra. Pretender contar una historia lineal, en un entorno sandbox, de una forma un tanto caótica que no acaba de funcionar. Por otro lado aviso a tolkilendis, si os consideráis amantes de El señor de los anillos, y os ofendió profundamente que en las películas de Peter Jackson no apareciera Tom Bombadil, Sombras de Guerra no es vuestro juego. Se toma muchas licencias, y hay que verlo como lo que es.

La Tierra Media: Sombras de Guerra

Cuenta con mi espada

Manejar al tándem Talion-Celebrimbor sigue en la misma línea de la primera entrega. Un sistema de combate basado en la coordinación, en saber que botón dar en el momento clave para hacer cuantos más combos mejor. Una mezcla entre los Batman Arkham y la saga Assassin’s Creed. Sombras de Guerra sigue adoleciendo de un sistema entretenido y ameno, pero sigue siendo poco preciso. Sería toda una ayuda que el sistema de combate tuviera una opción para fijar los objetivos, porque cuando te enfrentas a tantos enemigos en pantalla, no poder ignorar a los esbirros para centrarte en los capitanes, puede complicar mucho las cosa.

Este mismo problema se aplica a las fases de movimiento y sigilo. La mayoría de las veces cuando necesitas hacer un salto preciso, o eliminar de forma quirúrgica a un enemigo, al control le dará por equivocarse de la peor manera posible, dando al traste toda el plan que teníamos de antemano.

El sistema de evolución de personaje está algo más pulido que en su anterior entrega. Han conseguido un equilibrio justo entre lo que sería un RPG y un juego de acción. No es muy complejo, pero tiene las suficientes opciones como para tener mucha profundidad. Cada subida de nivel otorga un punto de experiencia, que permite que el personaje adquiera nuevas habilidades. Cada habilidad tiene tres habilidades extras, que añaden un efecto o una mejora a la principal.

La Tierra Media: Sombras de Guerra

El equipo lo he encontrado bastante más simple. Los orcos importantes dejarán armas para que las recojamos, y lo suyo es equiparse la que mejor estadísticas tengan. Las armas se pueden subir de nivel bien con dinero, o algunas raras consiguiendo completar desafíos. Se las puede potenciar engarzando una serie de gemas que funcionan prácticamente igual que el sistema de Diablo de Blizzard.

Un sistema Némesis pulido

El sistema Némesis es sin lugar a dudas la mecánica más llamativa e importante del juego. En la primera entrega ya daba lugar a una narrativa emergente que podía dar horas de juego sin tener que seguir la partida principal. En Sombras de Guerra se le ha dado una mayor profundidad, haciendo que las luchas de poder y los capitanes orcos se sientan más reales. Los capitanes orcos se generan una vez más de forma procedural, así que no habrá dos orcos iguales.

Si a esto le añades que los orcos pueden sobrevivir a la muerte y volver clamando venganza, traicionarte o bien ser tus más leales defensores. Me se de haber estado una hora dando caza a un capitán orco que había sido mi guardaespaldas, ya que me traicionó por haber matado a su hermano en el campo de batalla. ¡Y el condenado sobrevivió a mis ataques 3 veces! Se consigue esa sensación de estar viviendo tu propia historia.

La Tierra-Media: Sombras de Guerra

Pero la mayor novedad del sistema Némesis de Sombras de Guerra es la inclusión de las fortalezas. Nuestra labor es conquistar todo Mordor, y para ello hay que hacerse con las fortalezas. Cada una de ellas está guardada por un caudillo, con varios capitanes poderosos apoyándolo. Para tomar la fortaleza habrá que meter orcos adeptos infiltrados en las filas de estos capitanes, para llegado el momento acabar con ellos y debilitar las defensas de las murallas.

Para atacar una fortaleza habrá que escoger a una serie de capitanes orcos adeptos de tu ejército, comprarles mejoras a su ejército (máquinas de asedio, bestias de guerra, etc.) y después presentar batalla para hacerse con el bastión enemigo. Después de capturar varios puntos de conquista, y enfrentarse al gran caudillo, el castillo es nuestro. Pero después viene lo difícil, y es defenderlo. El planteamiento es muy similar, solo que esta vez toca defender la posición y no atacarla. Ni que decir tiene que cuesta mucho más dinero defender un castillo que atacarlo.

La polémica de las cajas de botín

La Tierra Media: Sombras de Guerra se ha visto envuelto en la polémica de los micro-pagos, los pay-to-win, cajas de botín, etc. El juego da la opción de comprar estas cajas para tener mejores adeptos a tus ordenes, equipo, etc. Como os podéis imaginar esto se puede comprar con dinero real, y la polémica viene porque tradicionalmente estas prácticas se realizaban en juegos y modalidades multijugador.

La Tierra Media: Sombras de Guerra

Pero, ¿es necesario pagar para pasarte La Tierra Media: Sombras de Guerra? Si, y no. En el tercer acto el juego tiene un repunte de dificultad elevado, hay que defender las fortalezas. Las fortalezas están guarnecidas por orcos que hemos reclutado, pero los orcos que asalten tendrán un nivel muy superior. Y las mejoras para defender la fortaleza que se pagan con la moneda del juego, son mucho más caras que las mejoras de tropa de asedio. Por lo que tener orcos de mayor nivel favorece la defensa, y esos orcos se consiguen pasando por caja. También puedes esperar a que invadan la fortaleza y retomarla, que va a ser mucho más sencillo.

Personalmente no he tenido problemas con esto, como he hecho todas las misiones secundarias y coleccionables que me he topado, tenía el suficiente dinero del juego como para hacer frente estos asedios.

A la sombra de la Torre Negra

La Tierra Media: Sombras de Guerra es heredera de la franquicia cinematográfica dirigida por Peter Jackson. Estéticamente  salvo algunas licencias encajan perfectamente dentro de ese universo y de una forma más que correcta. Mordor ahora es más variado, ya no es un páramo gris y rocoso, tiene mucha más variedad. Hay una zona montañosa cubierta por las nieves, Gorgoroth es un desierto pedregoso con volcanes y lava por doquier, y Carnan es un vergel con junglas y pantanos. Se le nota más vivo, más variado.

Pero no todo son alabanzas. El juego se ve objetivamente bien, pero veo poca evolución tecnológica respecto a Sombras de Mordor. Quizás sea porque lo he jugado en una PS4 normal, y no en una Xbox One X o PS4 Pro. La calidad de las texturas y los modelados parecen de un juego de hace un par de años, y me habría gustado que se luciera un poco más.

Hay que alabar la banda sonora del juego, que acompaña de una forma más que correcta durante todo el juego, y cuyos acordes recuerdan a la de Howard Shore en la trilogía cinematográfica de Peter Jackson. Tampoco quiero dejar de destacar la importante labor de localización del juego, que llega en perfecto castellano, y con una muy buena variedad de actores de doblaje.

Sombras de Guerra

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki.
Análisis PS4: La Tierra Media: Sombras de Guerra Chugo

Respecto a las mecánicas de juego tenemos un título de lo más pulido. Se ha añadido contenido y variedad, convirtiendo la franquicia en algo mucho más rico. Por otro lado la historia tiene un arranque de lo más confuso, y cuesta mucho ponerse en situación.

3.75

Muy pulido


Voto del público: 3.8 (1 votos)

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑