Analisis Horizon Zero Dawn

Publicado el 21 Marzo, 2017 | por Capadocius

0

Análisis PS4: Horizon Zero Dawn

Por Capadocius. Escribo este artículo sin saber si verá alguna vez la luz, pero con la alegría de haber disfrutado de una experiencia singular. Horizon Zero Dawn es un videojuego que bebe de otros referentes del género de aventuras para labrarse una identidad propia.

Cuando era joven, mi padre se dedicaba a explorar cuevas y zonas de difícil acceso para hacerse con materiales. Todo lo que encontraba lo revendía mientras mi madre y yo cultivámos un pequeño huerto para poder subsistir.

Desde que tengo memoria las máquinas han convivido con nosotros haciéndonos la existencia más complicada. Progresivamente, sus capacidades y nuevos modelos han ido incrementando la tensión en los encuentros. Las máquinas evolucionan y con esos cambios nuestro día a día se torna más tedioso.

Un buen día algo despertó en la montaña y mi padre no regresó. Quise ir a rescatarlo pero mi madre me contuvo. Del grupo de exploradores uno logró escapar con vida pero sin piernas, de mi padre solo quedó el recuerdo.

El día que decidí emprender mi viaje te encontré, estabas hecha un manojo de nervios y andabas entre la multitud buscando a alguien. Para ellos eras una simple paria a la que uno no debía hablarle, pero en el fondo supe que ibas a ser importante para el bienestar de todos nosotros.

Horizon Zero Dawn es un videojuego de aventuras en tercera persona dentro del género sandbox (mundo abierto) en el que encarnaremos a Aloy, una paria que ha crecido apartada de la tribu Nora por motivos que desconocemos.

Es una nueva ip, algo que siempre es digno de ser celebrado. Desarrollada por Gerrilla en exclusiva para Playstation 4, desde que se anunció su desarrollo había generado unas enormes expectativas debido a su espectacularidad gráfica.

¿Horizon Zero Dawn cumple con lo que prometía?

Su perspectiva y movimientos hacen que en su jugabilidad más básica se parezca a otros grandes títulos, pero a medida que vayamos descubriendo nuevas armas y desarrollando habilidades descubriremos que aporta mucho más allá de lo que tenemos entre manos.

Como hemos comentado al inicio, el juego está protagonizado por una chica llamada Aloy. Su curiosidad y circunstancias nos llevarán a descubrir que su origen se encuentra mucho más allá de lo que podamos imaginar. Una infancia dura, apartada del resto de niños y un aprendizaje metódico de las técnicas de caza la convertirán en una guerrera tenaz e implacable.

El escenario histórico en el que se sucede la trama nos sitúa en un mundo post apocalíptico en el que las máquinas se han adueñado del mundo. La humanidad vive entre las ruinas de su antiguo esplendor, prosperando a duras penas y con una amenaza constante: las máquinas.

En primera instancia, descubriremos que en el vasto mundo de Horizon Zero Dawn existen unos pocos animales de carne y hueso que podremos cazar para crear materiales o curar nuestras heridas. La vegetación será frondosa y podremos aprovechar la madera para crear flechas y las hierbas para preparar ungüentos variados.

Las máquinas pueblan el resto de la tierra con morfologías y actividades distintas. La gran mayoría imita a animales que nos serán familiares y todas podrán ser cazadas para obtener lumbre (un tipo de combustible) y piezas variadas para crear armas o herramientas. Objetos indispensables para lograr sobrevivir.

Al estar hablando de un sandbox, tendremos un extensísimo mapa por el que viajar realizando misiones principales, secundarias además de incursiones de caza o limpieza de corrupción. Porque amigos, algunas máquinas no se contentarán con querer hacernos trizas sino que además tendrán más recursos para hacerlo al estar corrompidas. Qué las corrompe y por qué será una tarea a que deberéis completar con las misiones.

A lo largo de las aventuras tendremos diferentes hogueras en las que podremos guardar nuestros progresos. También tendremos mercaderes que ofrecerán materiales, equipo, armas y herramientas sin existir demasiada diferencia entre unos y otros excepto en los primeros niveles.

A parte de armas que podremos mejorar con los módulos que soltarán las máquinas cazadas, tendremos la posibilidad (en algún momento) de montar algunos tipos de máquina para que nuestros viajes sean más llevaderos. También podremos recoger armamento pesado de algunos enemigos para poder acabar con el resto de forma más sencilla. Por lo que las posibilidades son variadas y amenas.

Los escenarios son amplios, sin cargas. Podremos visitar gran parte de lo que vemos en la distancia y atacar a todos los enemigos que distingamos en el horizonte. Si no estamos presentes, algunos de estos enemigos pelearán entre si y darán una notable sensación de vida independiente. Tampoco es su punto más fuerte, pero es un detalle interesante a tener en cuenta.

El objetivo de Horizon Zero Dawn será avanzar en las tramas principales realizando algunas secundarias además de pruebas y recados. En algunas ocasiones tendremos que activar las estaciones para habilitar partes ocultas del mapa, por lo que tendremos que escalar “cuellilargos” aquí y allá regularmente. Una vez activados, gran parte de los secretos del sector serán revelados.

Será importante también completar todos los “calderos sigma” para obtener ventajas de las bestias mecánicas. Estos calderos serán estaciones subterráneas en las que deberemos completar una serie de acciones. Una vez venzamos al monstruo de turno, tendremos la posibilidad de domar a nuevos tipos de máquinas. Este tipo de doma podrá servir para conseguir nuevas monturas para nuestros desplazamientos o, en situaciones más comprometidas, tener aliados mecánicos que se enfrenten a nuestros enemigos.

Saca los prismáticos, mira el horizonte

El apartado gráfico luce espectacular. Sin cargas ni popping y con bastantes enemigos en el escenario. Para ubicarlos mejor podremos utilizar el foco, una herramienta que se convertirá en nuestro HUD y nos permitirá deducir el itinerario de los animales mecánicos (y así poder evitarlos o poner trampas) o la ubicación de enemigos en algún poblado hostil.

Las animaciones y su transición a situaciones jugables son espectaculares. Estaremos en plena conversación con un NPC (personajes que no llevamos nosotros) y al terminar, saltaremos de nuevo al juego sin pestañear. Las animaciones faciales y la personalidad de Aloy y otros personajes estará fuera de toda duda. El juego desprende calidad y mimo en todos sus detalles.

Es difícil explicar de qué va un juego sin soltar spoilers, pero como viene siendo habitual me mantengo firme a ese código de conducta y os invito a descubrir quién es quién en esta historia y a enamoraros de su protagonista.

Cerrando los ojos, abriendo la mente

Banda sonora al más puro estilo cinematográfico. Efectos sonoros extraordinarios. Doblaje a la altura de una superproducción y un esmero en la localización que convertirá el producto de muy recomendable a muy atractivo para cualquiera.

La banda sonora acompaña la aventura y casa perfectamente con todas las situaciones que nos encontremos. Ese final con los títulos de crédito que hace que se te ponga la piel de gallina es un gran ejemplo del trabajo en este apartado.

Conclusiones, el verdadero análisis de sensaciones

Horizon Zero Dawn es mayúsculo pero no perfecto. Al nombrar cosas que te atrapan en la experiencia podemos empezar a su protagonista, Aloy. Curiosa, divertida y guerrera.

Sus combates contra máquinas cada vez más grandes harán que superar misiones se convierta en experiencia progresiva. Si bien en su nivel normal la dificultad estará compensada, en dificultades mayores el reto será más interesante. No se pueden fijar los enemigos, sí marcarlos. Para algunos puede ser algo malo, pero el pulido control hará que al combatir no echemos en falta el fijar a nada en el escenario. La necesaria planificación de los combates poniendo trampas; pirateando otras máquinas para convertirlas en aliadas o aprovechando el escenario en nuestro beneficio convierte estas fases de refriegas en un disfrute constante.

Otro punto muy bueno de Horizon Zero Dawn es el desarrollo de habilidades, bien equilibrado y muy necesario para obtener ventajas. Es un sistema del que sacaremos provecho y que está bien balanceado. El disparo ralentizado mientras nos deslizamos o el golpe sigiloso se convertirán en nuestros “amigos” durante muchas incursiones. El sigilo será siempre una mejor opción que el ataque frontal desenfrenado.

El detalle gráfico y la holografía de los escenarios nos trasladarán en un paseo desde bosques frondosos a desiertos áridos. Las máquinas nos desquiciarán a menudo, por lo que tendremos que aprender a reaccionar ante ellas y pronto nos aprenderemos sus puntos débiles para prosperar. Y si no nos acordamos, el foco estará ahí para chivarnos sus debilidades.

El trasfondo histórico nos hará reflexionar. Si bien tiene elementos que son 100% ciencia ficción, habrá temas que no estarán tan lejos de debates que ahora mismo son actualidad. Una historia con sentido que quiere explicarnos algo y que, si estamos dispuestos a escuchar, nos aportará interesantes datos dentro de su propio contexto.

Pero como todo no puede ser bueno y el juego no es perfecto, nos encontramos con elementos mejorables tras 30 o 40 horas de andar perdidos haciendo misiones.

La IA está bien en los combates y las máquinas pueden hacernos pasar un mal rato pero cuando se trata de personas haciendo su día a día la cosa cambia. Las poblaciones están correctas pero la vida en ellas tampoco es espectacular. Los soldados centinelas atacarán a las máquinas que se acerquen demasiado y los bandidos lucharán contra máquinas que se defenderán sin dudarlo, pero la sensación de naturalidad no es todo lo que cabía esperar. Buen apartado, pero no brillante.

Horizon Zero Dawn

Hay errores gráficos. Lógico, estamos en un mundo muy grande y tendremos gliches variados en el agua o en las rocas cuando las usemos de para-bombas contra las máquinas más devastadoras. Algunos problemas en zonas escarpadas del escenario (montañosas sobretodo) pero nada que empañe la grata experiencia de Horizon Zero Dawn.

Algo de falta de vida fuera de las bases y unos monstruos que parecen estar difuminados aquí y allá para fastidiarnos los interminables viajes (menos mal que podemos viajar entre hogueras). Lo que realmente echamos en falta es verdaderas misiones libres dentro de todo este mundo. O cazas o haces recados o sigues la historia o compras un equipo mejor y lo mejoras pero no puedes sentirte libre de hacer lo que quieras. O sí, pero no obtienes recompensa. No hay más por hacer. El juego es lineal en lo que propone y no podremos salirnos del guión en ningún momento.

No hay modo online ni cooperativo. Esto merma de una forma importante la vida útil del producto. Nos hubiese encantado pelear junto a nuestros amigos o cazar con ellos los monstruos más terribles, pero no va a ser así. Por otro lado, un modo multijugador de pega no le hubiese hecho ningún bien.

En definitva…

4 años de desarrollo para obtener una aventura épica y llena de personajes con carisma. Una jugabilidad intuitiva pero que tiene personalidad propia. Unos objetivos complicados pero asequibles y una dificultad ajustable y progresiva para mantenernos enganchados a la TV durante no menos de 30 horas.

Puede que se haya quedado corto en algunos detalles menores o en una libertad para realizar otras actividades que diesen sentido a su enfoque sandbox, pero estamos hablando de una nueva IP y son detalles habituales cuando una saga empieza. Porque está claro que tendremos una secuela.

Horizon Zero Dawn 06

Share Button
The following two tabs change content below.

Capadocius

Latest posts by Capadocius (see all)

Análisis PS4: Horizon Zero Dawn Capadocius

Recomendable para todos los poseedores de una PS4 y para los que no la tengan, recomendable ir a casa de vuestros amigos para que os dejen jugar un rato. Juegos así sí, cuantos más mejor.

4.5

MUY recomendable


Voto del público: 4.7 (2 votos)

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑