Analisis Graveyard Keeper

Publicado el 20 octubre, 2018 | por Chugo

0

Análisis: Graveyard Keeper

Tengo varios juegos en el tintero, y poco a poco voy dando cuenta de ellos. Uno de los que más tiempo estoy dedicando es Graveyard Keeper, un juego de gestión de recursos al estilo Stardew Valley pero con una interesante vuelta de tuerca. El juego lo adquirí de salida en Steam por 15€ y he hecho el análisis tras unas 11 horas de juego.

La tragedia y el humor negro en Graveyard Keeper

Los primeros compases de la historia de Graveyard Keeper nos llevan a una aldea medieval después de un trágico accidente de tráfico de nuestro protagonista. No sabemos por qué estamos ahí, cómo hemos llegado o que tenemos que hacer. Nuestra labor en el juego es ir avanzando hasta entender todo esto, para poder volver con nuestra amada esposa. ¿Y qué tendremos que hacer en esta aldea medieval? Pues nos toca hacer las veces de enterrador. La trama no es que sea particularmente importante en un juego de estas características. Se nota que quieren que importe, pero a mi no es que me haya enganchado.

Puede parecer una historia trágica o lúgubre, pero todo lo contrario. Graveyard Keeper cuenta con un humor negro con muy mala leche que nos hace soltar más de una carcajada. Desde la calavera parlante con claros indicios de alcoholismo, hasta el burro bolchevique que nos trae los cadáveres.

Una vuelta de tuerca a un género conocido

Si hay que comprar Graveyard Keeper con otro título, la primera elección es sin lugar a dudas Stardew Valley. Comparte muchos conceptos, ambos títulos son de gestión de recursos, hay mazmorras que resolver, objetos que construir y edificios que mejorar. Siempre encontrarás cosas que hacer, y para ser lo más eficiente posible, no vas a parar ni un minuto, te lo aseguro.

Pero no voy a afirmar que es una copia de Stardew Valley pero en vez de una granja, se gestiona un cementerio. Buena parte de nuestra labor como el guardián del cementerio es enterrar a los finados, cuidar el cementerio y el templo. Todo ello con motivos económicos, ya que cuanto mejor esté el cementerio y la iglesia, obtendremos más dinero, que nos permitirá seguir avanzando en la historia.

También podremos cuidar de los cultivos, hacer distintos utensilios, muebles, conseguir minerales y recursos, etc. El toque RPG nos llega de la mano de la evolución del personaje. Según hagamos distintas acciones obtendremos puntos de experiencia rojos, azules y verdes. Esos puntos se invierten en el árbol de habilidades que nos permite descubrir las recetas para acceder a más recursos, herramientas y muebles. También podremos adentrarnos en mazmorras para ir consiguiendo objetos para completar las misiones que nos ofrecen los PNJs del pueblo.

Pero Graveyard Keeper tiene algunos problemas en cuanto a sus mecánicas de juego. Para empezar es poco accesible, no explica prácticamente nada sobre lo que hay que hacer y cómo. Es un juego muy árido, nada accesible, y hasta que empiezas a aprender a manejarte pueden pasar varias horas de juego. Si a esto le acompañas que no hay forma de hacer un seguimiento de las misiones que tienes pendientes, se echa muy cuesta arriba. Es perfecto para jugadores que tengan tiempo, y les guste una experiencia del estilo. Si tenéis poca paciencia puede que Graveyard Keeper no sea para vosotros.

Una estética vieja con problemas actuales

Por lo que podéis haber visto en las imágenes de este artículo ya os podéis hacer una idea del aspecto de Graveyard Keeper. Una estética pixel-art que evoca los gráficos de la generación de 16 bits. Tiene un acabado bastante detallado, con unos solventes efectos e iluminación. Parecido pasa con el apartado sonoro, un puñado de melodías (que terminan haciéndose repetitivas) y unos efectos de sonido variados que acompañan perfectamente la acción. El juego llega con textos en castellano en una traducción que no está mal. Cosa cada vez más rara en los juegos independientes, que parece que no disponen de recursos suficientes para la traducción.

Por otro lado hay que destacar que el rendimiento del juego no es de los más pulidos. El juego da pequeños cortes y saltos de vez en cuando. Algo bastante sorprendente teniendo en cuenta del tipo de juego que estamos hablando. También los tiempos de carga son sorprendentemente largos. No obstante si que es cierto que se ha notado una mejoría con los sucesivos parches.

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki. Nunca me canso de hablar de cines, series, videojuegos o cómics. Siempre intentando estar al día de las últimas novedades.
Análisis: Graveyard Keeper Chugo

Graveyard Keeper no es un juego muy accesible. Si que es cierto que tras las horas de juego, se le acaba cogiendo el punto y resulta muy entretenido hacer las labores de enterrador. Creo que no es un juego para todo el mundo, y sólo lo recomiendo a quien ya guste de esta clase de juegos de gestión de recursos, crafteo y RPG.

3

Árido


Voto del público: 0 (0 votos)

Etiquetas:

Quizás te interese...




Back to Top ↑