Analisis

Publicado el 13 Marzo, 2017 | por Chugo

0

Análisis: Darkest Dungeon

Hace nada os hablábamos de Torment: Tides of Numenéra, un RPG que consiguió ver la luz gracias a Kickstarter. Hoy vengo a contaros un juego con un origen parecido: Darkest Dungeon. El juego de Red Hook vió la luz también gracias a una campaña de micromecenazgo en Kickstarter. Darkest Dungeon está en mi biblioteca de Steam desde hace tiempo, y en cuanto no tengo nada a lo que jugar retorno con la partida que tengo pendiente. Así que ahora aprovechando que no me encuentro jugando a nada más, aprovecho para hablaros de mis impresiones del juego.

Darkest Dungeon está disponible en Steam por 22€, y para PS4 y PS Vita (crossplay) a un precio de 21,99€. Por mi parte este análisis llega de su versión en PC, que compré hace ya un tiempo en una rebaja de Steam.

Darkest Dungeon, esto me recuerda a Lovecraft

Darkest Dungeon nos pone en la piel del último y lejano descendiente de un noble caído en desgracia. Acudimos tras leer una misiva en la que nos lega el Feudo Oscuro, una región plagada de horrores y males inenarrables. ¿Qué como se ha llegado a este punto? Pues por culpa de nuestro ancestro, que ha jugado con las malas artes y ha desenterrado secretos que no debían ver la luz del día. Nuestra labor es limpiar todo el desaguisado, pero no de primera mano, si no contratando a mercenarios que se enfrenten a los horrores que les esperan. Pero de esto ya hablaremos en el siguiente apartado.

Darkest Dungeon no tiene una forma habitual de de narrar una historia. Cada día hay que formar un grupo de mercenarios y salir a hacer alguna misión, y tenemos que llevar a cabo una serie de objetivos dependiendo de la misión. Algunas serán sólo explorar el 90% de las salas, o acabar con todos los enemigos. Sin embargo otras requieren recoger una serie de objetos o terminar con un jefe final. Tanto al empezar como al terminar este tipo de misión gracias a los diarios y cartas del ancestro conoceremos un poco de lo que ha pasado en el Feudo Oscuro.

La historia de Darkest Dungeon bebe directamente de los Mitos del escritor H.P. Lovecraft. Es más, me atrevo a decir que el propio nombre del estudio: Red Hook, es una referencia a uno de los relatos (El horror en Red Hook) del escritor de Providence. El diseño de algunas criaturas, y el tono tanto de la ambientación o mecánicas de juego, como de la propia historia,  están claramente influenciados por los Mitos. Así que no os extrañéis si al poner una antorcha en un altar, aparece un terror tentacular de otra dimensión dispuestos a acabar con vuestra vida y cordura.

Bajando a la mazmorra

Darkest Dungeon es un rpg de combate por turnos y exploración en mazmorras. Estas se generan de forma procedural y aleatoriamente, así que no veremos dos iguales. Las mazmorras tienen pasillos y salas, y en todas podremos tener encuentros con monstruos y criaturas, y también grandes tesoros.  En las salas es donde se supone que encontraremos la mayoría de objetivos de la misión, y los combates y recompensas más importante Por otro lado los pasillos son más “ligeros”, tanto en combates como en recompensas, pero hay que pasarlos obligatoriamente para llegar a las salas. El avance por estos pasillos y salas es un scroll lateral en dos dimensiones, puede sonar raro, pero es más interesante de lo que parece.

Darkest Dungeon 03

Sobrevivir no depende del combate, también hay que saber gestionar los recursos y el inventario. Antes de cada misión hay que equipar al grupo con antorchas, raciones, antídotos, vendas, etc. Todo esto cuesta dinero, y no es barato, e ir demasiado equipo puede hacer que luego el beneficio de la expedición sea nulo. También hay que entender que la capacidad de carga es limitada, y si llevamos mucho equipo, luego no podremos acarrear con los tesoros y objetos. Para añadirle más dificultad al asunto, los personajes tienen lo que llaman “esfuerzo”, un valor que mide la cordura del personaje (aquellos jugadores de juegos de rol de mesa de La Llamada de Cthulhu les va a sonar y mucho). El estar a oscuras, sufrir hambre, algunos ataques de enemigos, y muchas cosas más pueden subir el esfuerzo de un personaje. Cuando llega a un tope pueden sufrir toda clase de enfermedades mentales, que lo pondrán todo mucho más difícil.

En cuanto al combate han recuperado una mecánica que en los últimos tiempos no es muy popular: por turnos. Un grupo de 4 personajes se enfrenta a un grupo de monstruos y estos actúan por turnos por orden de iniciativa. La posición de cada mercenario en el grupo es importante, ya que sus habilidades dependen de dónde esté situado él y sus compañeros. Esto tiene mucha más profundidad y táctica de lo que parece, y creerme que costará terminar de pillarle el punto al combate.

La otra parte del juego es la gestión del grupo de personajes. Todos los días llegan héroes para reclutarlos para ir a las mazmorras. Hay varias clases de personaje, cada una con sus atributos, fortalezas y debilidades y con su propósito. También es donde los personajes llegan para curar sus heridas y reducir los puntos de esfuerzo ganados. Podemos hacerles visitar la abadía si queremos que lo curen mediante oración y meditación o por el contrario la taberna, si queremos que se pasen el día bebiendo, jugando y en el burdel. Luego hay una sanatorio que es para quitar las enfermedades mentales y las físicas. En el pueblo del Feudo Oscuro también se puede subir el nivel y mejorar el equipamiento de los personajes para que se enfrenten a pruebas cada vez más duras.

Darkest Dungeon es un juego MUY exigente. Apenas explica nada al comienzo del juego, y todos los errores se pagan con la muerte de los personajes. No hay que cogerles cariño, ya que lo habitual es que mueran grupos enteros si una misión no sale bien. De hecho al principio lo más común es fracasar una y otra vez, y de esos errores aprender para poder hacerlo mejor en las siguientes partidas.

Inusual apartado artístico

Darkest Dungeon también se sale de la norma en lo referente a su aspecto. Tiene una estética muy oscura, de cómic. Personalmente he encontrado el parecido con el trabajo de Mike Mignola en Hellboy, quizás con un poco más de color. Los escenarios pese a ser procedurales, cuentan con un detalle y un mimo asombrosos. Cada una de las zonas (un laberinto, los acantilados de la costa, el bosque y las ruinas de la mansión) cuentan con sus propios elementos y estética. También cuentan con sus propias criaturas, así en la costa veremos unas criaturas que recuerdan mucho a los Profundos de Lovecraft, y en el laberinto una especie de hombres-cerdo de lo más desagradables.

Creo que precisamente este apartado artístico que se sale de la norma, es uno de los grandes puntos fuertes de Darkest Dungeon. De momento no lo he visto en ningún otro juego, y está claro que ha traído una frescura muy necesaria. Fijaros que no he mencionado nada del apartado puramente técnico, y es que no es reseñable ya que cumple su función de una forma correcta sin destacar. Es el apartado artístico el que realmente brilla.

En cuanto a su apartado sonoro llega con unas potentes voces en inglés y una música acorde a los terrores que nos esperan en las mazmorras. Llega con textos en castellano, lo cual siempre es de agradecer.  Los efectos sonoros de disparos, tajos y gritos de las criaturas son muy reconocibles y ayudan mucho a saber que está sucediendo en pantalla (ya que las alertas y mensajes pueden pasar demasiado rápido algunas veces).

Share Button
The following two tabs change content below.
Un blogger cinéfilo y seriéfilo, lector y jugón voraz, a veces rolero y siempre friki.
Análisis: Darkest Dungeon Chugo

Si eres amante de los RPG por turnos con componente táctico este es tu juego. Si también te gustan los survival horror y la literatura de Lovecraft, ya se convierte en un verdadero imprescindible. Un apartado artístico espectacular, con unas mecánicas muy exigentes que invitan a superarse en cada partida, aderazado con una ambientación tétrica y opresiva que te atrapa. Desde aquí no puedo hacer otra cosa que recomendaros esta pequeña joya.

4

Imprescindible


Voto del público: 4 (1 votos)

Etiquetas: ,

Quizás te interese...




Back to Top ↑